Pasadas las 18:00 horas de este viernes, la Contraloría General de la República tomó razón del decreto de remoción del ahora ex general director de Carabineros, Hermes Soto.

El órgano fiscalizador liderado encabezado por Jorge Bermúdez señaló que la firma del oficio se produjo “luego de haber estudiado el Decreto Supremo 1555 y verificado que cumple los requisitos legales y constitucionales”.

De este modo, tras el paso previo de haber informado a ambas cámaras del Congreso, el gobierno ya estaba en condiciones de remover a Soto, quien se negó a presentar la renuncia voluntaria luego de la petición del presidente Sebastián Piñera, luego de que se conocieran detalles del negligente actuar de Carabineros durante el asesinato de Camilo Catrillanca.

Y luego, en un breve punto de prensa realizado en La Moneda, el mandatario anunció que resolvió nombrar como sucesor y nuevo general director de Carabineros a Mario Rozas, quien asumirá en medio de una de las mayores crisis institucionales en la historia del organismo.

Rozas se desempeñaba hasta hoy como director de Bienestar de la institución y fue edecán en el primer gobierno de Piñera.

Durante su anuncio, acompañado del ministro del Interior, Andrés Chadwick, y por el subsecretario, Rodrigo Ubilla, Piñera agregó que “en el día de mañana (sábado) se publicará el decreto que da término a ese proceso”.

El nuevo líder de Carabineros es periodista, tiene un magíster en comunicaciones y cuenta dentro de su trayectoria el haber sido director de Comunicaciones del organismo. Tiene sólo 51 años, hace uno ascendió al generalato y se convirtió en el jefe nacional más joven que han tenido los uniformados.