Las recientes exaltaciones a la figura de Augusto Pinochet están generando fisuras dentro de Chile Vamos. Dentro de la coalición de gobierno han visto con preocupación actos como el de la diputada de RN Camila Flores, quien fue aplaudida en un consejo general de su partido al señalar que estaba orgullosa de se pinochetista.

Esta derechización del conglomerado fue analizada por el presidente de Evópoli, Hernán Larraín Matte, quien afirmó que la diversidad dentro de la coalición tiene “límites”.

El abogado fue invitado al programa de TVN, “Estado Nacional” donde señaló que uno de los principios fundantes de Chile Vamos es el respeto a los derechos humanos.

“Cuando fundamos Chile Vamos hicimos una declaración de principios, hicimos un proceso bien importante de reflexión respecto al proyecto colectivo que estábamos construyendo y definimos cosas bien sustantivas. Por de pronto que este era un proyecto democrático y que iba a defender y promover los derechos humanos entre otras muchas materias. Ya que estás hablando de esta, creo que es muy importante recordar que nuestro proyecto político nace con esas definiciones”, argumentó.

Sin embargo, Larraín sostuvo que “aquellas personas que prefieren las dictaduras a las democracias o que relativicen las violaciones a los derechos humanos en Chile o en el mundo no son parte de esa definición básica que nosotros definimos como Chile Vamos cuando nacimos y eso corre para el año 2015 como para el día de hoy“.

El presidente de Evópoli también señaló que la diversidad es una virtud pero que ésta tiene límites y agregó que estos “están dados por los mismos principios que nos dimos nosotros en la declaración que funda Chile Vamos”.

En la misma línea, Larraín aseguró que “si hay personas que les gusta el pinochetismo en términos de lo que significó eso en derechos humanos, yo creo que están fuera de la coalición“.