Uno de los momentos más icónicos de la película “El Rey León” tiene a Disney en problemas. Una masiva petición a través de Internet apunta a que la compañía renuncie a la patente que tiene sobre una frase que no es de su autoría pero que maneja como si lo fuera.

Hablamos de “Hakuna Matata”, el emblemático consejo que le da Timón a Simba en la mitad de la primera película y que se transformó en sinónimo no solo de esta historia, sino en una de las frases más recordadas del estudio.

Sin embargo, este popular dicho no fue creado por The Walt Disney Company, sino que ya existía en el dialecto de Sudáfrica por lo que se creó una petición en Change.org, la que lleva más de 165 mil firmas, pidiendo que la compañía retire la atente sobre ella.

Esto cobró fuerza una vez  que se lanzó el adelanto de la nueva versión de “El Rey León”, en la que se contará nuevamente la historia pero no en forma de animación tradicional, sino en CGI.

Es en este contexto que Shelton Mpala hizo la petición para poder disuadir de que se elimine el registro legal de esta frase, al ser considerada como parte de la cultura sudafricana.

“Muchos de los hablantes de suajili se han sorprendido por completo, no tenían idea de que esto estaba sucediendo. Al crecer en Zimbabaue, siempre entendí que el lenguaje de una cultura era su riqueza”, señaló el activista a la BBC.

En la petición apuntan que “a Disney no se le puede permitir patentar algo que no inventó”, sobre todo cuando se trata de una frase que utilizan “la mayoría de los países de habla suajili como Tanzania, Kenia, Uganda, Ruanda, Burundi, Mozambique y la República Democrática del Congo”.

“Si bien respetamos a Disney -señalan en la petición- como una institución de entretenimiento responsable de crear muchos de nuestros recuerdos de la infancia, la decisión de patentar ‘Hakuna Matata’ se basa exclusivamente en la codicia y es un insulto no solo al espíritu del pueblo suajili sino también a África en general”.

Finalmente, en la petición, señalan que es importante marcarle el territorio para que ninguna otra corporación robe y saque provecho patentando un termino o frase que ellos no inventaron”.