El presidente de Filipinas Rodrigo Duterte contó este domingo en medio de un discurso que cuando adolescente habría realizado tocaciones no consentidas a una empleada doméstica. Estos dichos generaron una nueva polémica en torno al mandatario, quien se caracteriza por sus comentarios misóginos y antiminorías.

Anteriormente, el presidente ha bromeado con las violaciones a las mujeres o ha prometido  disparos en la vagina a las guerrilleras filipinas, entre otros episodios.

En esta ocasión, contó que entró en la habitación de su empleada doméstica mientras ella dormía y le realizó tocaciones. “Levanté la manta (…) Intenté tocar lo que estaba en la ropa interior (…) Estaba tocando cuando se despertó y me fui“, detalló en medio de un discurso oficial.

Luego indicó que más tarde habría vuelto a la habitación de la mujer y habría intentado abusar de ella de nuevo. Todo esto mientras en su discurso criticaba a la iglesia católica por las denuncias de abusos sexuales que recaen sobre la institución.

Como ha ocurrido en otras ocasiones, el vocero Salvador Panelo debió salir a aclarar los dichos del presidente, quien dijo que estos serían “inventados”. Esta no sería la primera vez en que desde el gobierno se relativizan los graves comentarios del mandatario.