Terrazas sin música ni artistas callejeros. Esta es la idea que persigue la Municipalidad de Santiago, encabezada por Felipe Alessandri (RN), y que pretende tramitar a través de una ordenanza municipal que se votará el próximo 3 de enero.

La iniciativa ha abierto la polémica al prohibir al titular de la patente, en su artículo 31, el permiso de “músicos, artistas callejeros e instalación y funcionamiento de parlantes u otros elementos sonoros desde o hacia el área autorizada” en los locales ubicados en barrios como Lastarria, Bellas Artes, Brasil, Yungay y Franklin. Todos ellos caracterizados por atraer al público precisamente por el ambiente de sus calles, bares y terrazas.

Según establece la ordenanza, el incumplimiento de esta norma “podrá ser causal inmediata de término del permiso” para que el local use el espacio público.

La propuesta municipal modifica también la normativa sobre instalación de mesas, sillas y quitasoles en los espacios públicos de restaurantes, fuentes de soda y cafeterías.

La medida provocó preocupación entre los locatarios ya que consideran que no es sencillo controlar lo que ocurre en las terrazas, que tienen límites difusos entre los que es el espacio exterior del local, delimitado por barreras, y el espacio público.