La comunidad palestina de Chile rechazó el encuentro bilateral entre el presidente de Chile, Sebastián Piñera, y el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, en el marco del cambio de mando del presidente de Brasil a manos del ultraderechista Jair Bolsonaro.

“Con la reunión sostenida y consolidando acuerdos con instituciones israelíes no se hace más que hacer parecer a Israel como un actor ‘normal’ en el concierto internacional, echando una cortina de humo sobre la ocupación ilegal de Palestina, las violaciones a las Leyes Internacionales (242, 338, 446, 478 y 2334 del Consejo de Seguridad de la ONU) y los crímenes de guerra, perpetrados y justificados por el propio Benjamín Netanyahu”, dice el comunicado difundido por la comunidad palestina más grande del mundo fuera de los países árabes.

La comunidad Palestina de Chile, que se estima reúne a cerca de unos 500 mil habitantes, asegura que desde que Netanyahu asumió como primer ministro en 2009, “se han llevado a cabo masacres en contra de Gaza, asesinando a la fecha a más de 5.000 palestinos, manteniendo en las cárceles israelíes a cerca de 7.000 prisioneros políticos palestinos, se ha continuado con la demolición de aldeas, la construcción ilegal de asentamientos y del muro de segregación, profundizándose también un apartheid, el cual solo ha sido posible su continuación gracias a la lamentable validación que le da la comunidad internacional al régimen de Israel y en este caso que le da el presidente Sebastián Piñera”, añade el comunicado.

La declaración pública hace un llamado al gobierno de Chile para que éste mantenga la política de Estado y adopte medidas que insten al respeto del Derecho Internacional, si es que realmente quiere contribuir al alcance de una paz justa y duradera en Palestina. Asimismo, le pide que exija “el término de la ocupación y de la vulneración a los derechos humanos más básicos de los palestinos”.