Solo han transcurrido dos días, y en lo que va de 2019 ya se ha conocido de dos femicidios. El primero de ellos fue el asesinato de María Barría Mansilla, de 56 años, fue encontrada sin vida al interior de su casa en la comuna de Puerto Montt, y presentaba golpes en la frente con un objeto contundente además de heridas cortopunzantes.

El autor fue su marido, José Rivera Ojeda (60), quien se suicidó a las pocas horas y su cuerpo fue encontrado más tarde en el parque industrial San Andrés.

María y José llevaban 35 años de casados, registraban separaciones de hecho desde 2006, y su relación no estaba libre de violencia de género. Según publica La Segunda, la Fiscalía cuenta con antecedentes de que existían al menos cuatro denuncias que María Barría presentó contra su marido, dos de ellas presentadas en 2008 y dos en 2009.

Ella era comerciante de una imprenta y él propietario de una empresa de publicidad, y de acuerdo a los antecedentes judiciales, tenían discusiones por su trabajo.

Entre las primeras acusaciones se encuentra una que data del 21 de enero de 2008, que relata un episodio de una discusión que ocurrió cuando ambos estaban en la imprenta y que terminó cuando José dio un golpe de puño en el brazo izquierdo de María.

Sin embargo, en mayo del mismo año, en el tribunal ingresó un escrito en el que la mujer se retractaba. “Vengo a solicitar la nulidad de la medida de protección en contra de mi marido José Armando Rivera Ojeda porque quiero darle otra oportunidad”, decía el texto.