“Es impresentable el autoritarismo del alcalde Felipe Alessandri”, comentó la concejala a por Santiago Irací Hassler luego de una caótica sesión del concejo municipal de la comuna, en la que se buscaba realizar la votación por la polémica propuesta que busca que los artistas y músicos callejeros no puedan tocar en terrazas y fuera de locales.

Durante la sesión de este jueves se debía decidir el futuro de la iniciativa liderada por el propio alcalde, pero la modificación a la ordenanza 87 no se pudo ni siquiera comenzar a votar y se debió posponer.

Cabe recordar que el artículo en disputa de la ordenanza es el 31, en el que se establece que “el titular de la patente no deberá permitir músicos, artistas callejeros e instalación y funcionamiento de parlantes u otros elementos sonoros desde o hacia el área autorizada. La transgresión a esta norma podrá ser causal inmediata del término de este permiso“.

Además, la propuesta municipal modifica también la normativa sobre instalación de mesas, sillas y quitasoles en los espacios públicos de restaurantes, fuentes de soda y cafeterías.

Y la situación que se produjo en concejo fue la siguiente. Primero se intento realizar la votación inmediatamente, sin debate previo, instancia en que los concejales y concejalas podían argumentar sus votación y exponer las distintas aristas de la resistida medida.

Es así como se intentó que se comenzara a desarrollar la votación, lo que produjo la molestia de algunos concejales, ya que esto no se informó antes, por lo que fue un cambio que se intentó introducir a último momento.

Pero eso no es todo, ya que al concejo no se le permitió el ingreso a todos los músicos que asistieron para ser testigos de la discusión y votación en la que se decidiría su futuro laboral en la comuna. Incluso, se alega que se permitió el acceso solo a 10 personas, las que fueron escogidas “a dedo” por la administración, según denuncian.

Es por todo esto que la concejala PC enfatiza que por una parte “no deja entrar a los y las artistas callejeros directamente involucrados en esta ordenanza” y por otra, en “lo de fondo”, acusa una “mirada de persecución del arte y la cultura en vez de que se desarrolle justamente la cultura en la comuna capital de nuestro país”.

La medida provocó preocupación tanto entre locatarios como artistas, ya que consideran que no es sencillo controlar lo que ocurre en las terrazas, que tienen límites difusos entre los que es el espacio exterior del local y el espacio público.