Los comentarios de Mario Desbordes, presidente de Renovación Nacional, sobre la designación de Fernanda Bachelet como agregada comercial en Nueva York, partieron en un tono de defensa, pero terminaron demostrando que es un tema que sigue sacando ronchas al interior de la coalición oficialista.

“En términos estrictos no es nepotismo porque no es familiar de nadie en el Ejecutivo”, indicó a La Tercera el timonel de RN sobre la hija del empresario Ricardo Bachelet, quien ha sido socio del presidente Sebastián Piñera y amigo hace 30 años.

Sin embargo, no tuvo problemas en señalar que “ahora, si usted me pregunta por el nombramiento, yo no lo habría hecho“.

Consultado sobre si era o no un error, dijo que no estaba seguro “pero creo que el ideal (es que) en esos cargos haya gente con mucha experiencia y en su currículum no quede ninguna duda de por qué están designados”.

Las críticas al nombramiento de Fernanda Bachelet no solo llegaron debido al vínculo con el presidente de la República, sino que por la poca experiencia laboral que posee para haber sido designada en ese puesto que es muy apetecido en el sector público y que goza de un sueldo de US$ 14.900 ($10.400.200): la ingeniera comercial se tituló el 2016 y luego trabajó un año y siete meses en CMR Falabella.