Un manifiesto difundido en el diario francés Le Monde firmado por 500 personalidades galas insta a la sociedad a cambiar a partir del lunes 7 de enero sus hábitos alimenticios para revertir las “nefastas consecuencias ecológicas que tiene la producción de carne”. Asimismo, añaden que la ganadería contribuye “al 14,5% de las emisiones totales de gas de efecto invernadero”.

El texto, con un claro trasfondo ecológico, invita a reducir el consumo de carne y pescado al menos una vez a la semana: “Hoy hay razones imperativas para disminuir de forma colectiva nuestro consumo de carne animal en Francia”, suscriben los firmantes.

A la campaña, difundida en carteles del metro de París, se han sumado figuras de renombre de la sociedad francesa como las actrices Juliette Binoche o Isabelle Adjani, así como el ex ministro de Educación Luc Ferry, la presidenta de “World Wildlife Fund for Nature” (Fondo Mundial Para la Naturaleza), Isabelle Autissier, el director general de Greenpeace Francia, Jean-François Julliard.

Además de los argumentos ecologistas, también reflexionan sobre las prácticas crueles que hay en los centros de producción cárnicos y los cuestionados métodos de crianza en que son criados o cazados, transportados y sacrificados los 74.000 millones de animales terrestres y entre 500 y 1.000 millones de ejemplares acuáticos (peces, crustáceos , etcétera) destinados al consumo humano cada año, dicen.

Por otra parte, para lo más escépticos sobre las razones ecológicas, los firmantes añaden varias motivaciones más en materia de salud: “Contribuye a atenuar el riesgo de enfermedades cardiovasculares, diabetes u obesidad”, explican.

“Aunque la evolución de las prácticas individuales no basta para provocar todo el cambio necesario, pensamos que algo contribuyen. Por esa razón asumimos este compromiso públicamente y os invitamos a hacer lo mismo”, concluyen.