Desincentivar la venta de animales que provienen de criaderos. Ese es el objetivo de la Ley que entró en vigencia el primero de enero del 2019 en California, Estados Unidos, y busca, por contraparte, apoyar la adopción de perros, gatos y otras mascotas.

Son cerca de $250 millones de dólares los que se gastan al año en el sacrificio a animales en los refugios y que no encuentran un nuevo hogar, y esa cifra la que busca reducir desincentivando la venta de los animales de criaderos.

La ley, que fue aprobada a fines del 2017, establece que las tiendas deben contar con registros del lugar de origen de cada uno de sus animales, además de controles periódicos por parte de autoridades.

De esta manera, se privilegiará a los animales que han sido rescatados y provengan de refugios.