A través de una carta, el Sindicato Starbucks -que solidarizó con el paro portuario realizado en Valparaíso- informó que Antonio Páez, delegado de la V Región, y otros activistas de la zona “fueron amedrentados e incluso agredidos físicamente por llevar adelante la solidaridad de clase. El día de hoy, 3 de enero, tras varias amenazas vía mensajes de Facebook, Antonio fue interceptado en la calle durante su jornada laboral, a plena luz del día, por un sujeto desconocido que lo agredió y amenazó”.

Desde el inicio de la movilización portuaria una serie de sucesos extraños de persecución se desarrollaron, comenzando con el intento de secuestro que acusa un trabajador y la denuncia de montaje a Carabineros por otro obrero portuario. Se suman a las denuncias de diversos organismos, como el secuestro y golpiza a un adolescente de 13 años divulgado por el Colegio de Profesores; o la amenaza con arma blanca y golpiza al joven Jean Piere Paiva, activista social y simpatizante de la causa portuaria.

Los agresores de Paiva también nombraron al dirigente sindical de Starbucks Antonio Páez; a la vocera de la Coordinadora NiUnaMenos de Valparaíso, Pamela Contreras; a la trabajadora del colegio Winterhill, Daniela Fuentes; a la estudiante de la Universidad de Playa Ancha (Upla), Francesca Arancibia; y a la ex dirigente estudiantil de la Upla, Alejandra Valderrama, amenazándolos de muerte.

Por último durante la jornada del 3 de enero,apareció un nuevo amedrentamiento con un rayado en la puerta de  una activista con el mensaje “Sal, Valeria, del puerto”.

Algo queda claro: estos sucesos no son hechos aislados y alertan al país sobre la persecución que se vive en Valparaíso contra dirigentes sociales, estudiantes y trabajadores. Valparaíso no puede convertirse en territorio liberado para que sucedan este tipo de hechos ni queden impunes.

Ya hemos visto que la escalada de éstos puede llevar a trágicas consecuencias, como el asesinato en oscuras condiciones del dirigente sindical de Quintero, Alejandro Castro, el dirigente sindical de la empresa forestal Paneles Arauco Teno, Alex Muñoz, y, hace un par de años, Macarena Valdés, líder ambientalista del sector de Panguipulli.

Por último, en su comunicado, el sindicato de Starbuks declaró que “responsabilizamos al Gobierno y al Ministerio del Interior y Seguridad Pública frente a estos casos para que no se siguen repitiendo y se esclarezcan los hechos denunciados”.

Para denunciar estos hechos y organizar la unidad frente a estas amenazas, organizaciones sociales, sindicales y políticas están convocando a una reunión de coordinación este viernes 4 de enero, a las 18:30 horas en la Federación de Estudiantes de la Universidad de Valparaíso, que contará con la presencia de diversos sindicatos, federaciones, organizaciones sociales, de Derechos Humanos y políticas.