Este lunes se conoció que Luis Torres,  quien hasta hace algunas semanas se desempeñaba como el director de la Unidad Especializada en Derechos Humanos, Violencia de Género y Delitos Sexuales de la Fiscalía Nacional, renunció a su cargo luego de haber sido denunciado por acoso sexual por una estudiante en práctica.

El abogado decidió presentar su renuncia luego de que, a comienzos de noviembre pasado, fuera suspendido en su cargo por el fiscal nacional, Jorge Abott, quien le pidió al director de la Unidad de Lavado de Activos, Delitos Económicos y Crimen Organizado, Mauricio Fernández, que esté a cargo de la investigación.

Pese a que aún no se conoce el resultado del sumario interno, que eso sí ya estaría finalizado, Torres decidió renunciar a su cargo y denunció “falsas acusaciones” e irregularidades en la investigación que habrían sido desestimadas por el fiscal nacional.

“Estimados junto con saludar, les informo que el día de hoy he comunicado mi renuncia al cargo de director de la Unidad Especializada en Derechos Humanos, Violencia de Género y Delitos Sexuales de la Fiscalía Nacional. Me defenderé de las falsas acusaciones en mi contra hasta agotar todos los recursos legales y administrativos”, escribió en un correo enviado a varios integrantes del Ministerio Público.

Según consigna La Tercera, la principal recriminación de Torres a Abott es no haber “escuchado mi denuncia y que se haya negado a investigar los graves hechos que puse bajo su conocimiento”.

En tanto, desde el Ministerio Público señalan que su dimisión no afecta lo que se decidió en el sumario: el 4 de enero, Abbott firmó la remoción del abogado en base a la formulación de cargos y la conclusión a la que llegó el sumario.

De este modo, la sanción de Fiscalía Nacional impediría que abogado pueda ejercer cargos públicos durante un tiempo acotado.