Cerca de las 03:40 de la madrugada de este martes fueron liberadas las 20 de las 22 mujeres que fueron detenidas por Carabineros después de la marcha #NiUnaMenos, la que se realizó durante la tarde del lunes en el centro de Santiago.

La manifestación, que comenzó a las 19:00 horas en la esquina de Morandé con la Alameda, se desarrollaba con normalidad y se protestaba por los femicidios que cobraron la vida de mujeres en los primeros días del 2019.

Sin embargo, una hora más tarde del inicio, ya a las 20:00 horas, 22 mujeres fueron detenidas: 20 por desórdenes simples y dos por maltrato de obra a Carabineros, según consigna Cooperativa.

Tuvieron que pasar casi ocho horas detenidas al interior de la Primera Comisaría de Santiago para que las 20 mujeresfueron liberadas. En tanto que que las dos restantes fueron llevadas a un prisión para luego ser formalizadas.

Según contaron desde la Coordinadora Ni Una Menos Chile, el arresto se produjo con violencia golpes y agresiones verbales por parte de las uniformadas. Tampoco se les informó cuál era el delito por el que estaban siendo detenidas, ni fueron leídos sus derechos. Por lo que acusan que todo fue una detención llena de irregularidades.

“Después de minutos menos para cumplir 8 horas retenidas, casi todas liberadas. Dos compañeras quedaron detenidas con falsa acusación de carabineras.  Agradecemos a nuestras compañeras, familiares y amigues que estuvieron en vigilia fuera de la comisaría: nunca estuvimos solas!”, señalaron desde la coordinadora.

“El proceso fue súper irregular”, contó luego de ser liberada una de las detenidas, quien continuó indicando que “nunca nos dijeron por qué estábamos detenidas, fuimos detenidas en forma bastante violenta, (fuimos) bastantes golpeadas”.

En la misma línea sostuvo que “nos incomunicaron, nos quitaron nuestras pertenencias personales, nuestros teléfonos; logramos avisar antes al Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH)”.

Esta versión contrasta con la entregada por Carabineros. El capitán Marco Morales Ramírez, oficial de ronda de la Prefectura Central indicó que las manifestantes “de forma repentina, tienden a bajar a la calzada, por ende tiene que suspenderse el tránsito vehículo por la principal arteria, razón por la cual tuvo que proceder por protocolo personal de Fuerzas Especiales”.

En tanto que otros relatos de las detenidas aseguran que “a mí me pegó una carabinera” y que “me agarró del brazo, me trató de ‘perra’, me subió tirándome del pelo al retén ayudada por sus compañeros”.