La Brigada de Homicidios de la PDI pudo determinar la identidad de la mujer de 18 años cuyo cuerpo fue encontrado flotando en las aguas del Río Claro, en Talca, y que estaba con sus manos amarradas en la espalda y con golpes en el cráneo.

Se trata de Aylin Fuentes, de 18 años, quien fue encontrada a 10 metros de la orilla el domingo recién pasado por un trabajador de una planta de áridos, quien describió a la policía que la mujer estaba atada como si hubiera estado prisionera de alguien. La mujer se encontraba parcialmente desnuda, solo cubierta por una blusa.

Los primeros funcionarios policiales que arribaron al lugar del hallazgo, cerca de las 22:00 horas del domingo, detectaron que los golpes en el cráneo eran atribuibles a terceras personas, según consigna Radio Bío Bío.

Pese a que “a simple vista evidentemente hay indicios de participación de terceros”, apuntó Ángel Ávila, fiscal del caso, insistió en que “la PDI está trabajando para establecer la participación de terceras personas. Sería irresponsable de mi parte hablar de mayores detalles mientras no tengamos claridad en cuanto a la causa de la muerte. Eso lo va a determinar el informe de autopsia”.

Para poder dar con la identidad de la persona, quien no portaba nada que la identificara, se cotejaron las denuncias por presunta desgracia en la zona y se dio que sus familiares habían presentado la denuncia en la Cuarta Comisaría de Carabineros de Talca el 25 de diciembre pasado, luego que saliera de su hogar sin regresar.

El cuerpo de Aylin Fuentes fue derivado al Servicio Médico Legal (SML) de Talca durante la madrugada del lunes, para realizarse la autopsia, lo que finalmente fue pospuesto por disposición del fiscal Ávila.

Lo anterior, con la intención de que se realice durante la mañana de este martes por la médico legista del SML de Santiago y experta criminalista, Vivian Bustos, quien según señala el mismo medio, es una de las peritos más destacadas a nivel nacional.