Mucho se ha hablado este inicio de año acerca de la polera que recibió el diputado Gabriel Boric con el rostro de Jaime Guzmán asesinado, y es que pareciera que el mundo político y social se hubiese detenido para el oficialismo específicamente en la cámara por esta imagen, ¿Qué es lo que realmente importa en este país? ¿Qué es lo que realmente le importa a Chile Vamos?, ¿una polera de la cual ya existe el arrepentimiento debido o que por ejemplo, no ha sucedido una semana del 2019 y ya tres mujeres hayan sido asesinadas?, ¿es para la derecha política más importante un hecho acontecido hace años que la vulneración sistemática de los derechos humanos  al pueblo mapuche?

Todo lo que ha sucedido no hace más que llamarnos como izquierda y especialmente como frente amplio a articular nuestras políticas y demostrar que lo realmente necesario en este país se encuentra en la calle, las ganas de transformar chile a un país justo estos días deben masificarse  y luchar, desde el territorio y desde el congreso para lograr que los y  las ciudadanos/as de este país puedan sobrellevar una vida digna desde la infancia hasta la vejez, especialmente velar por la clase trabajadora y nuestros jubilados. Debemos traspasar las barreras que hoy ha puesto el oficialismo para boicotear con el hecho aislado de la polera lo que se ha logrado,  por ejemplo, con la gestión del alcalde Jorge Sharp y la alcaldía ciudadana en Valparaíso, o las diferentes concejalías que funcionan en todo el país.

Un Chile diferente es posible, y no solo ha quedado demostrado en las urnas el pasado 2017, es necesario trabajar arduamente con el movimiento feminista, con los movimientos ambientales, con los movimientos por el territorio y los movimientos sociales como No + AFP, para lograr el Chile que soñamos y para disputar los espacios que la derecha hoy quiere ganar.