Fue el 18 de junio del 2018 cuando la noticia de la muerte Margarita Ancacoy a mano de cinco hombres que la asesinaron con un tronco impactó al país. Tres días después, cuando dos de los agresores fueron detenidos, se supo que otros reos los torturaron con corriente eléctrica, golpes y los humillaron, todo siendo registrado con un cámara.

Esta situación ahora se repite en Colombia, donde un grupo de detenidos en la cárcel de Villavicencio también se toman represalias contra un sujeto acusado de violar y asesinar a una niña de 12 años.

Pastor Gómez Vaca confesó que le pidió a la niña, de quien era vecino, que lo acompañara a comprar tamales para seguir el festejo de año nuevo, pero en realidad la llevó a un lugar solitario donde la agredió sexualmente y luego la mató. Su cuerpo apareció a orillas de una carretera metido en un costal, según relata El Tiempo.

El hombre de 34 años fue detenido gracias a otros vecinos que hicieron de testigos. Luego de ser apresado reconoció el crimen. Y como el hecho fue de connotación nacional, los otros detenidos estaban al tanto de él, que enfrenta entre 41 y 60 años de cárcel.

Una vez llegó al centro penitenciario, los otros condenados por otros crímenes decidieron golpearlo, desnudarle, amarrarlo y grabar un video en el que el hombre es obligado a reconocer nuevamente todo y a pedir perdón a la familia de la víctima y a todas las niñas y niños del país. Ahora, debido a esta situación, un comité de derechos humanos analiza si adopta medidas especiales.