La cámara de vigilancia de la familia Dungan en California registró una curiosa y perturbadora imagen. Un hombre estuvo tres horas lamiendo el timbre del hogar.

Se trata de Roberto Daniel Arroyo, quien quedó en evidencia gracias a un sistema de vigilancia recién instalado que les ayudó a investigar el caso y a revelar que el hombre también estaba moviendo un cable de extensión al patio delantero y tranquilizándose a sí mismo.

“Nos sorprendió gratamente que la imagen fuera tan clara que no nos tomó mucho tiempo identificar a la persona”, dijo el vocero del Departamento de Policía de Salina, Miguel Cabrera.

La familia relevó posteriormente que ellos no estaban en casa en ese momento, pero sí sus hijos.

“Luego te ríes de eso porque, técnicamente, no le hizo daño a nadie, no rompió nada”, dijo la dueña de casa Sylvia Dungan.

La policía dijo que Arroyo podría enfrentar cargos por delitos menores de hurto y por merodear.