Según anunciaron sus cercanos, este viernes, el ex jefe operativo de la CNI, Álvaro Corbalán iniciaría una huelga de hambre como protesta por la sanción que recibió por parte de Gendarmería luego de haber sido sorprendido hablando por celular al interior del penal Punta Peuco.

El incidente ocurrió este miércoles, cuando Corbalán, de 68 años, fue declarado clínicamente ciego en una clínica privada, debido al avance de una enfermedad oftalmológica degenerativa que le generó un desprendimiento de retina en el ojo derecho.

Ese día Corbalán, quien se encuentra condenado por diversas violaciones a los derechos humanos e incluso tiene una pena de cadena perpetua, dio a conocer su diagnóstico a algunas de sus visitas, y uno de ellos llamó a un oftalmólogo de confianza para conocer más detalles.

Según la versión del militar en una carta enviada al alcaide del penal, la persona en cuestión le entregó el teléfono para que le diera al médico el nombre de su enfermedad, que corresponde al síndrome de vohgt kayana gui harata. De cualquier modo, fue sorprendido realizando una llamada con un celular, lo que contraviene los protocolos de seguridad de Gendarmería.

Por esta razón, el organismo determinó sancionarlo con 15 días sin visitas mientras que el dueño del móvil no podrá acompañarlo en los próximos 2 meses.

Esta no es la primera vez que Corbalán protagoniza episodios que terminan con sanciones. Entre ellos, en 2015 funcionarios del recinto encontraron documentos de identidad falsos en el interior de su celda, lo que levantó la hipótesis de que tenía planeado escaparse de Punta Peuco.