El “Weona qué brutal” es seguramente uno de los virales más conocidos del país. Inmortalizó frases como “Píntate más el hocico, weona” o “Noo, y tu mamá es una borracha culiá”, que hoy son utilizadas por miles de personas en su conversaciones diarias como comodines que sí o sí sacan carcajadas.

El expresivo joven del video se llama Jaime y hoy a sus 22 años puede decir que trabaja en lo que más ama: el transformismo y la comedia. Con su personaje Ignacia Oxmans ha llegado a los escenarios más reconocidos de esta manifestación artística en la capital.

El video que la catapultó a la fama fue grabado hace más de seis años e Ignacia cuenta que fue parte de una serie de registros humorísticos que grabó con su amiga, pero que fue publicado por el chico que lo grabó, sin que ellos supieran. “Siempre jugábamos a molestar a nuestras mamás, decíamos, por ejemplo, que la mamá de una compañera era traficante, teníamos un compañero que se le murió el papá y lo molestábamos con eso también. Pero insisto: nunca pensé que saldría el video”, comentó a Pousta sobre el origen del viral.

—¿Cómo te tomaste en su momento esa fama sorpresiva que te trajo el video?
—El video fue bastante nombrado en un tiempo, luego murió y después volvió a renacer (fue resubido). Al principio cuando salió no me lo tomé de ninguna forma, porque era súper chico y me daba mucha vergüenza, hasta hace poco que dije “ya pucha, me sirve para el personaje”. El tema monetario me llevó a eso.

—¿Cómo se tomó tu familia la viralización del video?
—Ahí supieron que yo era gay po. Ahí tuve salir del clóset. Llamaron a mi casa desde el liceo. Ahí quedó la cagá. Pero con el tiempo lo analizaron y dejo de ser tema. Lo tomamos para la risa desde ahí. Eso sí, sin el video hubiesen pasado muchos años para que yo hubiera dicho que soy gay.

—¿Cómo ves el tema de la discriminación en los colegios ahora que el tema se ha puesto en agenda?
—Para mi eso fue super terrible, porque a mí me echaron después de que el video se hizo conocido. Porque después del video salieron todas las colitas con más fuerza. Se liberaron todas, y por eso me echaron del colegio. Me parece súper mal, porque esa discriminación te corta las alas, te cierra todas las puertas.

Reina de la performance

Ignacia está dedicada al transformismo hace más de cuatro años, aunque cuenta que en un inicio no tuvo mucho éxito. “No funcioné porque era bien fea (ríe). Pero ahora me ha ido bastante bien considero. Actualmente estoy en un reality en Nueva Cero Discoteque, también en el reality Reinas de la Noche, últimamente me he presentado en el Teatro Coca Cola y en el Moulin Rouge de Bellavista”, comenta.

—¿En tus presentaciones juegas con el personaje del video?
—Fíjate que no tanto. No trato de mezclar mucho eso. Digo que soy el personaje del video, pero no más que eso. Mi personaje actual es bastante vulgar, ahora me dedico a hablar de la cintura para abajo. Es un humor súper bizarro.

Este jueves, fue el estreno el montaje que lleva por nombre “Weona qué brutal” y que comparte protagonista con el viralizado video. La obra se estará presentando todos los jueves de enero en el Teatro Coca Cola City y cuenta con la dirección de Gonzalo Gatica (Arriba las plumas) y la producción de Mónica Soto (Reina del café concert).

—¿De qué trata la obra y por qué hay que ir a verla?
—Ya, te voy a contar sin decirlo todo. Es sobre una travesti que se llama Deyanira que toma un cargo de empleada en la casa de gente muy millonaria y esa gente no sabe que Deyanira es travesti, porque yo le robo la identidad a otra persona y me hago pasar por ella. Y en algún momento de la obra se dan cuenta. Y ahí se va dando todo. Está súper entretenida para ira verla.

—¿Te gustaría llegar a la tele?
—La verdad es que no me gustaría aún llegar a la televisión, pero si se da, encantado.

—¿Participarías en The Switch, por ejemplo?
—La verdad es que no, porque yo no canto y además no soy mucho de mostrar a mi familia. En esos programas te piden mostrar a tu familia y yo no voy a hacer eso nunca, porque ellos lo son todo para mí. Yo no dejo que todas mis compañeras conozcan a mi familia, porque no quiero que vayan a hablar de mi familia después.

¿Icono LGBTI?

Ignacia suele presentarse en los antros y discoteques más frecuentados por la diversidad sexual y allí causa furor. Por lo mismo, cuenta que hoy agradece la viralización del video y abraza todo lo bueno que vino junto a ello. “Antes me daba vergüenza que me pidieran fotos por lo del video y andar vestido de mujer. Pero ahora ya no, estoy orgullosa de lo que hecho”.

—¿Te sientes un ícono para la población LGBTI?
—Yo no me lo tomo de esa forma, pero harta gente me lo dice. Soy parte de la comunidad sí. Me siento orgullosa de que me haya ido bien después del video.

—¿Cómo abordas las críticas que acusan de machista al humor de las transformistas?
—Es dependiendo del humor que prefiera la persona yo creo. Yo pienso que hay humor muy machista y también muy feminista. Pero cada uno ve de lo que se ríe. Todo es válido mientras sea con respeto. Yo puedo hablar de todo, pero si llego a pasar a llevar a alguien de verdad, ahí paro.

—¿Te haces parte de las luchas de la población LGBTI?
—Apoyo todas las causas. No voy mucho a marchas eso sí, porque suelo trabajar los días anteriores y tengo que dormir hasta tarde, pero siempre estoy apoyando en lo que pueda. Si me piden que haga un show, yo voy a ir.