Durante el pasado jueves fue formalizado Carlos Donoso Muñoz, el sargento de la Armada acusado de violar a su hija de 7 años, en Valparaíso. Además, el uniformado fue acusado de producción de material pornográfico, tras grabar el momento en que forzó a la pequeña a practicarle sexo oral.

En la instancia, la jueza Nora Bahamondes presenció el video junto a la fiscal y la abogada del caso, generando gran rechazo y conmoción entre los presentes. De hecho, Bahamondes fue vista impactada con la evidencia, llevando sus manos al rostro y dejando claro la angustia que le provocó la revisión del material. 

El registro grabado por el propio imputado fue encontrado por la madre de la niña, quien tomó el video para hacer la denuncia ante Carabineros. Además, los exámenes realizados a al niña en el Hospital Carlos Van Buren confirmaron la agresión por abuso sexual y lesiones físicas de carácter leve.

La jueza resolvió que el sujeto, perteneciente a la dotación de la Guarnición de Infantería Marina Orden y Seguridad de Valparaíso, quedara en prisión preventiva durante los cinco meses que durará la investigación.

“El imputado quedó en prisión preventiva, por peligro para la sociedad y peligro para la seguridad en este caso de la ofendida, que es su propia hija de siete años”, confirmó la fiscal Greta Hassenberg.

Por su parte, desde la Armada manifestaron que “repudiamos firmemente actos como éste, y de ser comprobados los hechos y encontrado culpable el acusado de este delito, se aplicarán las sanciones con máxima rigurosidad, lo que corresponde a expulsión de la Institución”.

Donoso arriesga una pena mínima de 13 años de prisión, según explicó la fiscal. En tanto, el rostro del imputado fue difuminado en fotografías por orden del tribunal.

En menores de 14 años, la violación consiste en acceder carnalmente, por vía vaginal, anal o bucal. El abuso sexual, por su parte, es la realización de una acción sexual, distinta del acceso carnal, como por ejemplo: tocaciones o besos en área de connotación sexual; simulación de acto sexual; exhibir o registrar material pornográfico particularmente a menores de edad o presenciar espectáculos del mismo carácter, entre otros. Ambos delitos deben ser denunciados.