Un informe publicado por University and College Union, elaborado por la investigadora Nicola Rollock, visibiliza la situación de discriminación que viven las profesoras negras en las universidades británicas.

En las entrevistas de la investigación, participaron 20 de las 25 profesoras negras que trabajan en las universidades del Reino Unido. Rollock afirma que “Lo que están diciendo es que todas sus carreras se han caracterizado por el abuso y la exclusión, y que su raza ha sido la clave para eso”. De las 20 profesoras entrevistadas, 14 habían sido nombradas en los últimos cinco años. 

Todas las entrevistadas afirmaron haber vivido situaciones graves de discriminación en sus experiencias laborales. Incluso, dos de ellas realizaron acciones legales después de la intimidación que vivieron por haber sido promovidas a grados académicos.

Las mujeres de origen caribeño, africano o con otro tipo de descendencia, informaron que habían sido sistemáticamente invisibilizadas en diversos espacios universitarios, tanto desde las posibilidades de promoción dentro de la universidad como de otro tipo de actividades universitarias, aparte de ser confundidas con personal administrativo y no consideradas como académicas. Una de las entrevistadas le comentó a Rollock:  “No entiendo por qué todo tiene que ser una batalla y sé que es porque soy una mujer negra”.

Rollock, para The Guardian, dijo que las mujeres sentían que recibían poco apoyo de sus compañeras blancas, comentando que por lo general ellas apoyaban a sus homólogos masculinos.

Las académicas negras solo representan el 0,1% de los profesores activos en las universidades británicas, en contraste con el 68% de profesores hombres blancos.

El informe, además de visibilizar la situación de discriminación que viven las profesoras negras en Reino Unido, entrega sugerencias a las universidades para superar este tipo de prácticas, entre las que destaca la revisión de las estructuras de promoción para garantizar la igualdad de oportunidades, aparte de generar nuevas iniciativas dedicadas para mujeres académicas negras en donde se promueva la estabilidad financiera y el apoyo profesional desde los estudios de posgrado hasta sus inicios en la carrera académica.

Además, la investigación sugiere que se debe reconocer el esfuerzo adicional que realizan las académicas y académicos negros por el apoyo que le entregan a sus estudiantes y al personal universitario negro, siendo esta una acción que debe ser reconocida y recompensada explícitamente como un factor contribuyente para la promoción académica.

El jefe de política de la University and College Union, Matt Waddup sostuvo que “este informe habla de un sistema de educación superior que está plagado de intimidación y estereotipos y obliga a las mujeres negras a desarrollar estrategias solo para enfrentarlas. No sienten que puedan ser ellas mismos, pero también se sienten obligadas a asumir el papel del estereotipo y el modelo a seguir”.