Dos de las páginas más populares para ver anime de forma ilegal en Latinoamérica cerraron por uso indebido de series y películas.

Se trata de AnimeYT y AnimeMovil, sitios web que los usuarios utilizaban de manera gratuita para ver sus series con subtítulos en español.

A pesar de que no se sabe quien fue la persona o entidad que exigió el cierre de estos sitios, los fanáticos culpan a Crunchyroll, plataforma que funciona de manera similar a Netflix pero que sólo tiene contenido de animes.

Sin embargo, según ha trascendido, AnimeMovil recibió una demanda de Toei Animation por publicar Dragon Ball Super: Broly.

La cacería de sitios ilegales comenzó en Brasil, donde se inició una campaña contra la piratería digital que decantó en el cierre de Anime Vision y Central de Animes.

Esta situación generó indignación entre los usuarios que decidieron migrar hacia sitios porno donde también se han subido este tipo de contenido. Es por esto que en sitios como Xvideos ya se pueden encontrar capítulos de series como Dragon Ball Super.