El pasado 10 de enero el ex jefe de la Dirección de Educación General del Ministerio de Educación, José Palma Vega, fue desvinculado de sus funciones y en su lugar fue puesto Raimundo Larrain Hurtado (31), hijo del ex senador Carlos Larraín (RN).

Este nombramiento generó bastante polémica en el mundo de la política, donde representates como la diputada del Frente Amplio Gael Yeomans o el senador Alejandro Guillier críticaron la llegada del profesional al cargo. 

Ante esto, la ministra Marcela Cubillos salió en su defensa publicando el curriculum que lo haría idoneo para el puesto. “Bioquímico UC, profesor de Educación Media con mención Biología, master en Educación y Desarrollo Internacional mención Liderazgo Escolar, Columbia University. Experiencia laboral como profesor en educación pública, Enseña Chile y cofundador de Impulso Docente”, expuso la secretaria de Estado.

Un detalle omitido por Cubillos fue el vínculo existente entre Larraín Hurtado y la Corporación Santo Tomás. Esta relación involucra a su tío Juan Hurtado Vicuña, quien forma parte del directorio de dicho holding educacional desde 2009, según informa Interferencia. 

Sin embargo, este nexo no es sólo familiar, sino también empresarial, ya que ambos participan de alguna forma en el grupo Consorcio. Según detalla su Memoria Anual 2017, Larraín Hurtado, junto a sus diez hermanos, participa con un 13,67% en P&S S.A., que posee el 42,02% del grupo.

Este vínculo empresarial tiene sus inicios en Inversiones LH Limitada, donde los principales socios son los once hijos del ex presidente de Renovación Nacional, su esposa e Inversiones Río Verde S.A. De esta última sociedad también forma parte Juan Hurtado Vicuña.

En junio de 2009 se constituyó Inversiones Cipreses Limitada, y luego, esta sociedad junto a otro de los hermanos de Raimundo, Carlos Ignacio Larraín Hurtado, constituyó en julio del mismo año Inversiones Bicentenario S.A., una de las principales sociedades que participa en los negocios del holding Santo Tomás.

Inversiones Cipreses es precisamente donde se puede encontrar el rastro del nuevo jefe de la Dirección de Educación General. Esa sociedad es controlada por Inversiones Metrodos Limitada, que tiene sus origenes en un anterior negocio de la familia Hurtado Vicuña.

El 3 de julio de 2009, tras la formación de Inversiones Cipreses, se aumentó el capital de Inversiones Metrodos Limitada, de $10.600 millones a $13.600 millones. Según cita el Diario Oficial, este aporte fue entregado por distintas sociedades relacionadas al grupo familiar. Entre ellas, Inversiones LH Limitada, a la que pertenece Raimundo Larraín Hurtado.

Tras la publicación de la investigación de Interferencia, la ministra Cubillos salió nuevamente a defender a su funcionario, indicando que esta información “fue declarada por él mismo, por transparencia, el día 10 de abril en su primera declaración de intereses al llegar al Mineduc”.

“En todo caso, no hay propiedad de colegios por tanto no existe conflicto de interés alguno”, agregó la ministra.