Apego es el nombre del segundo largometraje de la directora chilena-costarricense Patricia Velásquez, luego de su primer trabajo, rodada en 2014, Dos Aguas, y que será estrenada a nivel mundial en Lebu el 15 de febrero, en el marco de la 19ª versión del Festival Internacional de Cine de Lebu, CINELEBU.

La cinta, que tiene entre su elenco a actores reconocidos como Teresita Reyes y Leonardo Perucci, trata de la vida de una familia que vive en Costa Rica, donde los padres son chilenos que tuvieron que partir al exilio, y forman su familia en el país centroamericano, donde para los hijos Chile es algo lejano, difuso y que no tienen mayor apego con él.

Si bien la película es ficción, también tiene algunos elementos autobiográficos de la directora, ya que Patricia Velásquez es, justamente, nacida en Costa Rica, hija de padres chilenos que se fueron a ese país exiliados.

“La anécdota es ficción, pero sí hay algo en la forma de ser de los personajes que está inspirada en mis papás, la agudeza y la inteligencia de Julia o el tesón y la capacidad de levantarse de la desgracia, se parecen mucho a Marta y Arturo, los de la vida real”, comenta Velásquez.

Sin embargo, enfatiza en que no es biográfica y señala que “no sé si existe algo así como la realidad del exilio, supongo que debe ser diferente para cada familia, y que varía según el país al que emigraron, pero lo que sí sé es que hay una nostalgia en quienes se van que no se sana nunca, y que nos la transmiten a los hijos sin que la entendamos muy bien”.

Sobre el sentimiento de la película, Velásquez enfatiza en que “yo no quería hacer una película sobre el exilio, o la tortura o la tristeza, más bien quise enfocarme en búsqueda de la felicidad de cada uno de los personajes, hacer un película esperanzadora”.

De la misma opinión es la actriz nacional Teresita Reyes quien encarna a Julia, madre de la protagonista Ana, una chilena que salió de Chile por el exilio del marido. “La película es inspiradora, donde la política pasa a ser buena, donde no hay abanderamiento; es una película esperanzadora, amable, distinta, que trata el tema del exilio de otra manera, como problema familiar, un problema del corazón, y es hermoso porque nadie ha tocado ese tema así”, esgrime. Apego “es una película amable en el buen sentido, es grato verla, igual te puedes pegar un lagrimón, pero no sales con odio, sino con esperanza, pensando que hablando todo puede suceder”, enfatiza.

Por su parte, la protagonista del largometraje que es costarricense residente en Chile, Kattia González, comenta que con Apego “pienso en las relaciones madre-hija”. Sobre esto, la tica agrega que “pienso mucho en mi mamá que, como el personaje que interpreto, es una mujer, profesional, madre de dos hijas, soltera y básicamente pienso en el rol y las tareas que tradicionalmente asume la mujer dentro de una familia y lo complicado que resulta para algunas personas romper con esos esquemas”.

Sobre el nombre de la película, Velásquez indica que “va precisamente de eso, de soltar lo que nos tiene atados y estancados, y optar por lo que realmente queremos hacer o ser sin importar en si a los demás les parece correcto o no”.

Por su parte, Kattia González piensa “que las mayoría de las cosas no son permanentes y además disfruto mucho de los cambios, así que no me aferro mucho a objetos o ideas; por lo general, tampoco siento la necesidad de tener a mis seres queridos al lado para sentirlos cerca, aunque por supuesto que me hacen falta cuando no los veo por mucho tiempo”.

De acuerdo a Perucci, es mejor “el desapego, porque veces el apego no solo nos amarra, sino que nos condiciona a no emprender desafíos importantes que nos plantea la vida y que van a limitar nuestros sueños y esperanzas”. Según el actor, constantemente está el planteamiento de “¿Qué va a decir mi mamá?, ¿qué va a pensar mi familia? Así como el pollo rompe el cascarón, el ave emprende el vuelo y el ser humano se aventura en el espacio, así tenemos que desapegarnos para encontrar nuestra verdadera libertad”.

Diferente idea tiene Teresita Reyes, ya que en lo personal “yo me apego, yo soy de raíces, yo voy a un café y he ido 20 años al mismo café y no me vas a cambiar de ahí; yo soy de mí país, de mis niños, hecho raíces en todos lados”.

En cuanto a las expectativas, la directora comenta que “aún con gran expectativa de ver qué dice el público, siempre es lo que termina de completar la película”. Además, sostiene que “aún no se ha estrenado en ninguna parte, está recién salida del horno, así que vamos a ver cómo la reciben en Chile, que va a ser el primer lugar en que se muestre, lo que para mi esto tiene un gran significado, pues prácticamente toda mi familia está en Chile, así que es conectar con mis raíces”.

Sobre lo mismo, la protagonista cree que el público chileno “la va a disfrutar y estoy segura que la gente se va a identificar con los personajes fácilmente. A pesar de haber sido filmada en Costa Rica, es una película que tiene mucho de Chile; es una película muy humana, con momentos graciosos y conmovedores y creo que les va a gustar”.

Finalmente, Perucci indica que Apego es “un aporte valiosísimo a una problemática que no sólo atañe a los chilenos, sino a todos los que se ven obligados a emigrar ya sea por razones políticas, económicas o de cualquier orden y eso universaliza el concepto central de esta película que le da gran validez por su contenido y además goza de gran actualidad”.