La diputada Camila Flores (RN), representante del Distrito 6 de la región de Valparaíso, fue la parlamentaria que más gastó en transporte durante 2018, desembolsando 8 millones más que el promedio de los 155 diputados de la Cámara Baja.

Según Transparencia, entre marzo y octubre de 2018, Flores gastó $24,8 millones en traslado. Los millonarios pagos tienen que ver, entre otras cosas, con el arriendo mensual de un vehículo Kia Sportage a la automotora Rosselot.

En detalle, cada mes gastó un monto desde $993 mil hasta $1.3 millones en el arriendo de estos autos. Es decir, unos $8 millones de pesos sólo en ese periodo. Nutren la cifra el pago de peajes, combustible, alimentación, viáticos y estacionamientos.

Ante esta información la diputada se defendió, indicando a La Tercera: “Soy la que más hago trabajo en terreno (…) Ninguno de los otros, ni de derecha ni de izquierda, hace la pega territorial que yo hago”, agregando que el vehículo es “petrolero para abaratar gastos en combustible”.

Entre los que menos gastan en traslado se encuentran los diputados Nino Baltolú (UDI) y Cristina Girardi (PPD), con $6 millones cada uno, aproximadamente.