Durante esta jornada el Grupo de Contacto Internacional celebró su primera reunión en Montevideo con el fin de darle una resolución pacífica a la crisis política que vive Venezuela en la actualidad.

A la instancia asistieron representantes de la Unión Europea entre los que están  Francia, Alemania, Italia, Países Bajos, Portugal, España, Suecia y Reino Unido. Y también estuvieron presentes los representantes de 14 países del la Comunidad del Caribe (Caricom), México, Bolivia, Uruguay, Ecuador y Costa Rica.

Los países reunidos emitieron una declaración donde señalaron: “para que Venezuela pueda superar la presente crisis, es crucial restaurar la plena democracia, el estado de derecho, la separación de poderes y el respeto por el mandato constitucional de las instituciones del país, más particularmente la democráticamente electa asamblea nacional“.

En su primera reunión analizaron la situación del país sudamericano y se “discutió sobre como el Grupo podría ayudar para encontrar un camino pacífico que pueda conducir a la celebración de nuevas elecciones presidenciales con todas las condiciones y garantías necesarias en conformidad con la Constitución”.

De esta manera concluyeron que “el GCI procederá a hacer los contactos necesarios con los actores venezolanos “relevantes así como con los socios regionales e internacionales con el objetivo de: i) establecer las garantías necesarias para un proceso electoral creíble, en el menor tiempo posible; ii) permitir la entrega urgente de asistencia de acuerdo a los principios internacionales de ayuda humanitaria“.

Para cerrar, también informaron que convocarán a una nueva reunión a nivel ministerial a comienzos del mes de marzo para analizar el desarrollo de las metas planteadas.

Cabe consignar que la declaración no fue suscrita por todos los asistentes debido a que contó con la abstención de Bolivia, algunos países de la Caricom y México.