La segunda quincena de marzo en la Casa Blanca será donde se reunirán el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, con su homólogo estadounidense, Donald Trump. Así lo informó esta semana el canciller brasileño, Ernesto Araújo, durante su visita a Washington.

Entre los temas que serán parte de la agenda de la cita están la seguridad, capacitación militar y la diplomacia en Latinoamérica, además de temas económicos. Araújo aclaró que aún no está definida la fecha exacta y si será una visita de Estado —como la del presidente francés Emmanuel Macron— o una tradicional.

El acercamiento entre EE.UU. y Brasil se produce después de décadas de enfriamiento entre las dos potencias americanas. El anuncio de este jueves es una clara declaración de intenciones por ambas partes de estrechar sus vínculos para incidir en la política latinoamericana. Cabe recordar que el canciller brasileño publicó en 2017, antes de las elecciones brasileñas y de ser elegido para el cargo, un artículo titulado “Trump y el Occidente”, en el que definía al inquilino de la Casa Blanca como el representante de “la recuperación del pasado simbólico, de la historia y de la cultura de las naciones occidentales”.

A principios de este año, el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, visitó a Bolsonaro en Brasilia para abordar una estrategia que enfrente los países que no cayeron en el giro hacia la derecha del conjunto de la región, como Cuba, Venezuela o Nicaragua.

Durante su visita a Estados Unidos, Araújo se reunió con el asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Bolton para abordar la crisis en Venezuela. En un mensaje en Twitter, Bolton detalló que ambos hablaron sobre “las logística” para dar ayuda humanitaria al pueblo venezolano, así como sobre su “apoyo mutuo” al presidente autoproclamado Juan Guaidó.