La gira de la ministra Marcela Cubillos no para. Estuvo en el norte del país, ahora va en el litoral central y luego sigue el sur, ciudad a ciudad la ministra de educación busca casos particulares de familias y apoderados descontentos con el sistema de admisión escolar derivado de la Ley de Inclusión.

El show mediático que está llevando a cabo la ministra Cubillos en su “gira”, la ha enfrentado a diversos frentes de críticas por lo que pareciera un lobby desenfrenado por rescatar el proyecto del gobierno “Admisión Justa”, que ha sido criticado por académicos, investigadores y dirigentes del gremio.

Sólo el 17,5% de los escolares no quedaron en un establecimiento que estuviese entre sus primeras preferencias. Una cifra menor que no justifica la ansiedad de este gobierno de trabar la Ley de Inclusión Escolar del gobierno anterior e instalar el proyecto “Admisión Justa”, que vuelve a poner la selección en la educación con la excusa de la meritocracia y el esfuerzo de las familias por una mejor educación para sus hijos.

“Tenemos una ministra que de redes sociales sabe mucho, pero de educación sin discriminación e inclusiva, nada”, estas fueron las críticas que recibió la ministra Cubillos de parte de la Asociación Nacional de Funcionarios del Ministerio de Educación (Andime), por la gira que ha realizado. Las y los funcionarios sostienen también que en esta gira, la ministra cae en un despilfarro que se contradice con las políticas de austeridad que ha promovido el gobierno.

“El el norte sin duda hay graves problemas en los establecimientos educacionales y sin embargo la ministra, como viviendo en un mundo paralelo, hoy está haciendo una gira para una cuestión meramente propagandística”, declaró hoy el presidente del Colegio de Profesores, Mario Aguilar, que mantuvo la crítica respecto al gasto de recursos de esta gira por Admisión Justa.

“Nos parece una cuestión más bien efectista, que no va al fondo de los problemas de la educación chilena y lamentablemente con gran despliegue, con gasto de cuantiosos recursos y descuidando además otras tareas que el Ministerio tiene”, dijo el líder del Magisterio.

En redes sociales la crítica también es amplia y certera contra una Ministra que ha pasado de polémica tras polémica y que desesperadamente busca reflotar un proyecto de Ley que atenta con los esfuerzos que se realizan para realizar políticas públicas que mejoren la educación en Chile.