Este martes fue formalizada por parricidio Margarita Jerez Morales (24), la mujer acusada de quemar y matar a golpes a su hija de 7 años este sábado en la comuna de Puente Alto.

Fue la propia imputada, que quedó en prisión preventiva, la que llamó a Carabineros y al SAMU para informar del fallecimiento de la niña.

En primera instancia, la mujer confesó que quemó a su hija en una cocina y que luego la mató a golpes de pies y puños. Como justificación, Jerez indicó que el crímen se debió a una situación de “colapso”, debido a que tiene otros dos hijos de uno y tres años.

En su confesión ante la fiscalía, la mujer reconoció que quemó la zona genital de la niña en los quemadores de la cocina, luego de haber encontrado su ropa manchada, a raíz de que la pequeña no controlaba su esfínter.

Al momento de su muerte, la niña pesaba sólo 14 kilos y medía poco más de un metro de altura. Además, presentaba 73 lesiones antiguas y recientes en su cuerpo, como una fractura en su clavícula.

Desde la defensa de la mujer acusan a su pareja y padrastro de la niña como el culpable del asesinato, aunque otras fuentes revelan que él no se encontraba en el hogar al momento de los hechos.

La fiscal Yasna Pasten indicó que “se va a determinar cualquier tipo de participación de otro adulto que pueda tener relación con las lesiones o con algún tipo de encubrimiento o complicidad en el delito de la menor de edad”.

Para indagar estos hechos, la justicia decretó 120 días de investigación. Mientras tanto, la imputada será trasladada al Centro Penitenciario Femenino Preventivo de San Miguel, arriesgando un mínimo de 20 años de cárcel.