Cerrar
Sara Hebe: Rap que cruza la cordillera Sara Hebe: Rap que cruza la cordillera / FB Sara Hebe; Foto: Nicolás Savine

Sara Hebe: Rap que cruza la cordillera

Por / 02.06.2017

Feminismo, rebeldía y rap marcan la vida, la música y el estilo de Sara Hebe, quien acaba de pasar por cuarta vez por Chile. Estuvo en Santiago, Valparaíso y Tomé, donde sintió en carne propia la oposición al proyecto Octopus. Estas son, narradas con sus propias palabras, las definiciones de una de las raperas latinoamericanas del momento.

12

Nació el 9 de julio de 1983 en Trelew, provincia de Chubut, en el sur argentino. Estudió Derecho y Teatro, sin terminarlas, antes de empezar su carrera autodidacta.

Su primer disco, La Hija del Loco (2009) irrumpió de lleno en la escena latinoamericana con positivas críticas. Con Puentera (2012) y Colectivo Vacío (2015) se consolidó, junto a Ramiro Jota, su co-productor.

Una amiga, actriz, nos invitó a Tomé y nos consiguió un sitio. Nosotros siempre fuimos a Concepción, que está muy bueno y, al ser una ciudad grande, va gente de todos lados. Ahora no conseguimos sala, por lo que nuestra amiga de Tomé nos dijo que fuéramos allá. Nos consiguió la fecha en un bar y estuvo buenísimo.

Fue muy lindo ir a Tomé, enterarme lo que pasa con Octopus, la gente está muy comprometida con esa lucha. La resistencia de todo el pueblo allá en Chile -por decirlo así, ‘Chile’, ¿no?, por llamarlo de alguna manera al territorio- no sé, siempre es una resistencia muy fuerte, con mucha vitalidad y potencia, con una especie de esperanza. Son términos más místicos pero no sé, la verdad es que lo vi muy fuerte, con muchas ganas de comunicar eso que estaba pasando, mucho compromiso por su tierra, por su mar.

Sara Hebe 2 FOTO

Sara Hebe en Tomé / Alto Voltaje

Realmente no sé cuál es el rol que debe tener la música o las trabajadoras, los artistas. No me gusta decir cuál es el rol que se debe tener, ya que cada uno comunica y habla de lo que quiere y lo que siente. A mí me interesa lo que pasa. Me conmueve y alegra la resistencia de los jóvenes, que son los que están ahí plantados en la lucha, y que me quieran contar a mí lo que está pasando para comunicarlo me parece importante. Pero no pienso que eso sea lo que se deba hacer. Hay miles de otras maneras, manifestaciones artísticas de gente que no habla de estas cosas y no me parece que ‘deba’ hacerlo, porque desde el deber no llegamos a nada. Hablo porque me interesa, no por eso todos tienen que hacerlo. Me gustan muchas músicas que no hacen referencia a estos temas, que sus artistas no hablan de esto. Cada uno habla de lo que quiere, siente y puede.

Simplemente a mí me conmueve la lucha de los pueblos, la resistencia, porque es la mía también, pero no creo que tenga que ser así por deber. Yo lo siento. Y sí, siempre estoy caminando en las marchas.

La gente que nos va a ver siempre se encarga mucho de decir lo que hay que decir, lo que quiere decir y eso yo trato de escucharlo, se va armando un grito colectivo. Cuando tenés un micrófono tu voz se amplifica. Y si usás ese micrófono para gritar, hablar, comunicar lo que quieren decir otras personas, se arma una multiplicación o amplificación y por eso es algo de mucho poder tener un micrófono.

Sara Hebe 6 Foto

Sara Hebe en Santiago / Bianca Salazar

Mi madre me crió sola, como a tantas, tantos de nosotros. Ella con sus compañeros haciendo un juicio a un jefe y logrando destituirlo. Todas cuestiones feministas, sin el reconocimiento conceptual filosófico. Creo que nuestras madres han sido feministas sin saberlo y sin hablar tanto de feminismo. Bueno, porque no se hablaba, ahora es importante que se hable, pero yo no tengo tanta escuela, me queda un poco grande esto de referente.

Si yo me convertí en referente del movimiento feminista probablemente sea un error, porque me falta mucho que aprender, mucho que leer y sobre todo mucho que desaprender. No me gusta ser referente de nada, porque me cuesta, es una presión en algún punto. Hay otras grandes raperas compañeras como Rebeca Lane o gente que tiene un discurso más marcado.

Lo mío, si leen mis letras, no son tan tan explícitas ni un discurso exclusivamente feminista, creo que mi feminismo tiene que ver más con lo que he hecho que con lo que he escrito, es decir, yo empecé sola en un mundo de raperos como empezamos todas. Las Tortas Golosas sí son referentes en esto. Ana Tijoux, con su tema Antipatriarca, es referente. Yo estoy en el camino, aprendiendo, tratando de desaprender todos los vicios que tengo del machismo.

Me hago esa pregunta: ¿Qué pasa con el discurso, si parece que tenemos más hechos de violencia? O pasa más o se visibiliza más, me parece que es un poco las dos cosas, no sé, me resulta aterrador. Me parece de una potencia enorme y vital el movimiento Ni Una Menos. Yo siempre digo que estoy súper desesperanzada con la humanidad, pero bueno, así y todo voy a las marchas y sigo. Es interesante pensar sobre cómo desde América del Sur surge un movimiento tan importante, creo que es por la necesidad, por la cantidad de femicidios.

Y la violencia psicológica, hace poco en Chile habían propagandas de productos de limpieza que parecen chistes, no se pueden creer, parecen mentiras. Al haber un levantamiento de tanta vitalidad de feminismo y de lucha por los derechos humanos, que es el feminismo, a la vez hay un levantamiento de una contraofensiva machista, o una defensiva de lo que siempre estuvo ahí para que todo siga siempre estando como era antes, tratando de demonizar a las mujeres.

Mis referencias son diversas, un abanico muy amplio. Siempre digo que no me defino musicalmente, hago lo que me va saliendo, un poco de punk rock melódico digital, alguna cumbia, reggaetón hice al principio después lo dejé y ahora me encantaría hacer algo más reguetoneado, me gusta mucho la música en general. Entonces hago lo que me dé la gana, no me interesa hacer un único estilo ni ningún purismo. Y sí, siempre el rap, siempre autodidacta, no me considero cantante porque no canto muy bien. Sobre todo, para mí lo más importante es escribir algo que me guste.

Soy admiradora de la poesía de Chile. De muchas poetas chilenas, que aún me falta mucho que leer y no sé, me parece que tienen una sensibilidad tan fuerte, una potencia enorme en las poesías y en las letras de Chile, me fascinan. Desde Violeta Parra hasta Ana Tijoux, pasando por Francisco Vargas Huaiquimilla y las Tortas Golosas, que son la revelación del momento y tantas otras poetas que no conozco y me falta leer. Salvaje Decibel, me parece que tienen mucha potencia en la poesía, Evelyn Cornejo, que la amo, estuvo acá en Buenos Aires, la invite a hacer unas canciones. Así se van haciendo los lazos con música, la poesía, nos interesa conocernos. La cultura cruza la cordillera ida y vuelta sin parar, estamos súper hermanados por las letras, la poesía.

Sara Hebe 12 Foto

Sara Hebe en Santiago / Bianca Salazar

Me cuesta mucho hacer canciones nuevas. Me encantaría tener un disco nuevo, pero terminado tengo un solo tema. Lo voy a sacar con un video, probablemente en octubre y tiene un poco que ver, el nombre de la canción es un homenaje lúdico a la gran Violeta Parra, pero en realidad no es que hable de ella, es un mambo romántico mío, otra más de mis poesías deformes, pero ya verán. Violeta aparece.

comentarios Déjanos tu comentario