¿Cómo viene la política en 2016? Es la pregunta con la que el Instituto Chileno de Administración Racional de Empresas (Icare) convocó a un panel para conversar de los temas prioritarios de la agenda nacional. Los invitados fueron el ministro secretario general de la Presidencia Nicolás Eyzaguirre y los diputados Giorgio Jackson (Revolución Democrática) y Jaime Bellolio (UDI).

“Nunca más voy a asistir a un panel donde se excluya a las mujeres. Ninguno de los expositores es mujer; uno mira y no hay cómo enterarse de que la mitad del país son mujeres”, dijo Jackson, uno de los tres hombres invitados al panel.

Fue esta composición de los panelistas la que molestó a Jackson, dado la ausencia de mujeres. “Nunca más voy a asistir a un panel donde se excluya a las mujeres. Ninguno de los expositores es mujer; uno mira y no hay cómo enterarse de que la mitad del país son mujeres”, dijo en tono crítico.

Haciéndose cargo de la pregunta que lo convocaba, en su intervención, Jackson aseguró que el desarrollo del internet y de las tecnologías en general han permitido mantener informada a la gente y difundir sus denuncias, como ocurrió con la movilización estudiantil de 2011. Así, dice, “la democracia va a ser cada vez más intensa y va a exigir una forma distinta de hacer política, pero no sólo de forma. Hay mucho de fondo en la discusión que se viene”.

En esa línea el diputado sugirió que una discusión ideológica sería inevitable para las futuras definiciones del país. “Creemos en otro Chile, con un mejor sistema se seguridad social, salud y educación pública. Recorro todos los días las calles recogiendo las inquietudes de las personas y, a diferencia de lo que opina Jaime (Bellolio), la gente siente incertidumbre por hasta dónde van a llegar las reformas, pero no hay duda de que quieren reformas. Buscan certeza y nosotros no vamos a titubear para transmitir certezas con respecto a los cambios que Chile quiere. Y entre seguir haciendo cambios o devolverse, no me pierdo: no sólo hay que seguir haciendo cambios, sino profundizarlos”, afirmó.

Respecto a estos cambios, invitó a los empresarios a formar parte activa aportando en el proceso de transformaciones. “El rol del sector privado es de ser copartícipe de esa evolución que se necesita tener para una democracia sana. El rol que les cabe a los empresarios es cómo aportamos a esto. O cómo buscamos mantener las reglas y los privilegios, los intereses que debemos defender. Es una pregunta que todos se deben hacer”, dijo Giorgio Jackson.