Cultura

La canción protesta de Alex Anwandter: “Nunca me he sentido parte del nuevo pop chileno”

Por: Sebastián Flores / Publicado: 01.07.2016
Alex 4 analoga FF /
El ex Teleradio Donoso conversó con El Desconcierto sobre "Amiga", su más reciente álbum, y estableció los principios que rigen su actual momento artístico: se desmarca del movimiento musical al que siempre se le asoció, asume una postura política explícita y potencia su fórmula de un mensaje social arropado de un pop que en ningún momento deja de ser bailable, entretenido o emotivo.

Ha sido un año movido para Alex Anwandter Donoso (33). Además de los festivales y los preparativos para ‘Nunca vas a estar solo’ -la película con la que debutó como director y la cual se estrenará el segundo semestre en Chile-, Anwandter se encuentra involucrado de lleno en la promoción de “Amiga” (2016), su más reciente producción. El trabajo que sucede al aclamado “Rebeldes” (2011) será presentado el sábado 30 de julio con un concierto masivo en el Teatro Caupolicán, siendo la primera vez que el compositor logra presentarse por sí solo en uno de los principales escenarios del país.

“Amiga” fue estrenado a principios de abril y marca el fin a un silencio discográfico de 5 años. Son 11 canciones donde conviven el electropop con la música más intimista, las cuales contaron con colaboraciones de renombre a nivel latinoamericano, como Miranda! y Julieta Venegas. Por eso mismo será lanzado a lo grande: Catalina Rojas (guitarra y coros), Felicia Morales (teclado y coros), Marcelo Wilson (teclados), Juan Pablo Wasaff (batería y coros), Ignacio Aedo (bajo y guitarra) y Francisco Rojas (guitarra y coros) son los nombres de la flamante banda que ha convocado Alex para el show de estreno de esta nueva etapa de su carrera.

Anwandter define este álbum como muchas cosas, pero sobre todo como una reflexión. O, para ser más precisos, una invitación a la reflexión. El músico se refiere a esta colección de canciones como “un lobo con piel de oveja”: un mensaje político disfrazado de un pop que en ningún momento deja de ser bailable, entretenido o emotivo. Por lo mismo, Alex se preguntó, respecto a sus pares en la escena nacional: “¿Esta generación de la que soy parte va a ser recordada como la Nueva Canción Chilena o como la Nueva Ola?”. Esa interrogante es la que definió el camino que ha tomado en este último trabajo.

¿Cuánto tiempo te demoró definir la moral de este disco?

Fue un proceso de reflexión bastante largo. “Rebeldes”, mi anterior disco, salió a finales del 2011 y ese ya fue un año súper crítico para nosotros como sociedad, con grandes manifestaciones de conflictos sociales que estaban arrastrados desde hace mas de 30 años. Ya para ese disco, yo como artista había estado haciendo el esfuerzo de conectarme con algunos temas que trascendían a mi vida íntima. Pero después del 2011, después de haber publicado el disco, me pareció que no había sido suficiente. Yo mismo sentía que no había abordado la suficiente cantidad de temáticas ni les había dado la sufienciente frontalidad.

En “Amiga” te abocaste a cumplir esa especie de deuda, ¿no?

Gran parte del esfuerzo de “Amiga” fue justamente despejar dudas sobre cuál era mi posición respecto a lo que sea, despejar cualquier posible interpretación con respecto a las ideas: si no se está entendiendo claramente cuál es mi posición frente a algo, no lo estoy diciendo con la suficiente claridad que a mí mismo me interesaba alcanzar. Además, aunque ya más a largo plazo, me interesaba desmarcarme personalmente de lo que se podía ver como un movimiento musical muy abocado a lo hedonista, intimista y un poco desconectado de su entorno…

¿El llamado “nuevo pop chileno”?

Claro, dentro del cual me han etiquetado a mí también.

¿Y no te sientes parte de este movimiento?

La verdad es que somos tan pocos que da lo mismo. Pero en todo caso, no, nunca me he sentido parte. Soy malo para los grupos. El único grupo que tuve lo deshice jajajá.

La formación política de Alex

El grupo al que se refiere Anwandter es Teleradio Donoso, emblemática banda de fines de los ’00 que llegó a ser nombrada como la agrupación sucesora de Los Bunkers. Con ellos editó los álbumes “Gran Santiago” (2007) y “Bailar y Llorar” (2008) antes que, como líder de la agrupación, decidiera deshacer el proyecto para abocarse a una carrera individual. “Odisea” (2010), su debut como solista, fue el primer trabajo donde hizo referencias políticas directas en su música, cosa que queda manifiesta, por ejemplo, en ‘Cabros’, donde dispara sin tapujos el verso “prendamos fuego a La Moneda”. De ahí en adelante, la crítica social se volvería cada vez más constante tanto en las letras como en la estética del cantautor.

¿En qué momento surge en ti el ánimo por la reflexión política? ¿Fue una inquietud que nació en esta década o viene desde antes?

Yo diría que desde la adolescencia, y no fue un proceso lento. Lo lento para mí fue aprender a trasvasijar mis ideales en el arte, porque hacerlo sin sonar obsoleto, panfletario o latero era algo que me preocupaba. Puede ser terriblemente ridículo e innecesario ponerse en una parada así hoy, 2016, con respecto a cosas que ya significan poco. Ponte tú, yo creo que la derecha también se dice a sí misma abocada por la justicia social. Decir eso ya no significa nada, por eso quise descubrir un método auténtico para transmitir estas ideas, uno que tenga un poco de impacto o novedad. Fue una cosa que me tomó mucho tiempo descubrir.

O sea, tu inquietud política estuvo siempre.

Igual, para ser muy franco, yo desperté igual que el país: inspirado por los estudiantes. Antes también yo estaba un poco más…

¿Desconectado?

Sí, pero como casi toda la sociedad, ¿no? Antes del 2006 no estábamos pensando colectivamente, y eso se traducía en individualismo. El tener conciencia de un montón de cosas sobre la trama de opresiones heredadas de la dictadura, las cuales ahora nos resultan tremendamente evidentes, fue una cosa que hicimos juntos como sociedad, pero que partieron los estudiantes el 2006. Y yo también: mi carrera como músico partió en esa época y me fui conectando con más intensidad a medida que estos chiquillos resultaron inspiradores para mí, como para tanta otra gente.

Igual haces un quiebre en el 2006 y el 2011 sobre tu conexión con lo social. ¿Entonces antes de eso no eras tan -por así decirlo- “político”?

Esa es una pregunta capciosa, porque yo pienso que, bajo cierta lectura, todo es político. Pero no me cierro a que se me haga esa acusación jajajá.

Claro, en el fondo te acuso de volverte explícitamente politizado en un periodo de tiempo muy breve. No como un juicio de valor, sino más bien intentando entender tu proceso de formación política.

Es que hay dimensiones de la vida de uno. Yo he votado desde que tengo 18 años y… no sé, po; ponte cuando Jorge Arrate era candidato el 2009 yo voté por él, he votado comunista un montón de veces. Y eso quizás no se reflejaba en mi música porque estaba enfocado a temas mucho más íntimos o biográficos. Entonces, en ese sentido, una dimensión mía no estaba entera, porque yo no soy mi música, yo soy una persona que hace música. Parte de mi crecimiento artístico ha sido hacer esa cohesión entre mí y lo que intento transmitir, intentando disminuir la brecha entre quién soy y lo que digo. Eso es una cosa difícil igual. Pero en fin, para resumir: claro, es cierto, obviamente es mucho más manifiestamente político lo que hago ahora.

Esteban Vargas

Esteban Vargas

La empatía de una amiga

El disco se llama “Amiga” precisamente porque busca ser un apoyo más que un manifiesto -aunque paradójicamente una de las canciones fundamentales del disco se llame así-. Una palabra de empatía antes que un esfuerzo por pontificar. Una imagen de feminidad -donde las canciones van dirigidas precisamente a una amiga- antes que un panfleto.

El elemento unificador de “Amiga” no es el sonido, el cual varía desde el house hasta el folclor, sino las temáticas que atraviesan el disco. En el video del ya estrenado primer single ‘Siempre es viernes en mi corazón’, Anwandter causó controversia por quemar una foto de Jaime Guzmán, pero dentro de sus canciones hay decenas de referencias políticas y culturales. En ‘El sonido de dos corazones que se quiebran’ vuelve a la empatía: “uno nunca sufre como los que sufren de verdad”. En ‘Traición’ ataca a su género: “pero tú eres hombre y no piensas en nada, excepto en tu propia satisfacción”. En ‘Cordillera’ -una canción paradigmática del álbum, donde hace un retrato del Chile actual y de su pasado reciente- realiza una referencia explícita a la Operación Retiro de Televisores de 1979, uno de los episodios más horrorosos de la dictadura de Pinochet.

¿Por qué tomaste la decisión estética de incluir en el coro de ‘Cordillera’ el episodio de los helicópteros Puma que arrojaban los cuerpos de los detenidos desaparecidos al mar?

Porque siento que hay tantas imágenes disponibles para nosotros de heridas que no están cerradas y que son temas que aún nos tocan. Hay gente, incluso colegas, que dicen “hasta cuando hueviamos con la dictadura y con los detenidos desaparecidos”. Esa pregunta se puede responder muy fácilmente: “hasta que haya justicia”. Eso se le escapa a una gran masa, el hecho de que no ha habido justicia y que nosotros vivimos en una trama legal-social que se armó impuesta a la fuerza. Eso no está en la conciencia de mucha gente, y un poco conectando con la pregunta que estábamos hablando antes: siempre creo que hay que motivar nuevos métodos de motivar la reflexión.

“Mercurio miente y la verdad se tira desde un Puma al mar, a ese mar que todavía baña a los niños en el litoral”. Explícame mejor esos versos.

Yo digo: hablar de los detenidos desaparecidos o de que la dictadura fue muy mala ya no impresiona a nadie. Pero deslizar imágenes fuertes sin explicar necesariamente lo que es un Puma, quizás puede gatillar algo en alguien. Ese es un poco el esfuerzo. Ahora, no tengo idea si eso influye a algo en alguien, simplemente es lo que intento hacer.

‘Mujer’ es otra de las canciones claves del disco, según yo. Aquí te pones en el rol de un hombre blanco heterosexual, por así decirlo.

El disco entero toca harto el tema del género, pero hay un aspecto que a mí me resulta imposible tocar desde la experiencia propia, que es la experiencia de ser mujer. Ser mujer es algo tremendamente distinto a ser hombre. Es mi manera de comentar lo que yo veo que sucede, aunque también lo veo desde la preocupación ciudadana: yo tengo mamá, tengo cuñada, voy a tener una sobrina y me preocupa tremendamente que mi sobrina que está por nacer herede este mundo donde ella no va a ser dueña de su cuerpo y donde los hombres en la calle la van a agredir.

¿Eso lo dices a propósito del debate sobre el acoso callejero, el aborto o de la violencia de género que ha derivado en un alto número de femicidios al año?

Qué gracioso que ocupes la palabra debate, porque qué increíble que sea un debate. ¿Qué hay que debatir? Pero bueno, eso creo que habla un montón sobre el estado del mundo.

No te lo digo porque crea que haya que debatir, lo digo porque hay grupos conservadores que se resisten a cosas tan mínimas y obvias. Te lo digo también porque en ‘Manifiesto’ le haces frente a esa misma lógica a partir de posicionarte desde lo femenino, aún cuando me parece una canción donde el hablante lírico eres tú mismo, Alex Anwandter.

Sí, me ha sorprendido un poco ver que harta gente ha pensado que esa canción es un ejercicio similar al de ‘Mujer’, como que yo fuera medio trans y desde ahí hablo, una cosa así. Y no, pa na, es una cosa 100% personal y claro, la frase “hoy soy mujer” suena muy literal, pero eso sí es una metáfora y tiene que ver con alinearse con convicciones más que con si yo ocupo vestido o no.

El machismo de la música chilena

Alex Anwandter cuenta que una vez asistió a un taller de género invitado por amigos que se dedican a eso. Dice que tiene una necesidad de formarse al respecto: “yo no estudié, entonces tengo que hacer todo tipo de cosas para aprender sobre los temas que me interesan. Me he comprado algunos libros y leo bastante lo que pillo en Internet”. El interés en formarse en las temáticas feministas han sido fundamentales para el trabajo lírico presente en el disco y también para tener herramientas para la lucha de género, una batalla que él asumió como propia hace largo rato ya.

Hace unos meses hubo una polémica por lo que dijiste sobre Álvaro Henríquez y Cristóbal Briceño en una entrevista en La Tercera, donde los nombraste y los acusaste: a uno de machismo explícito y al otro de desacreditar al feminismo. 

Sí, los nombré, yo sé que los nombré, me lo recuerdan mucho jajajá. Hay una cosa, eso sí, que igual me gusta aclarar: esto no tiene que ver con ellos dos, es una cosa de la sociedad completa. Tampoco es una particularidad del rock o la música en Chile, es una cosa tremendamente transversal que está por todos lados. Entonces tampoco es como que voy a hacer una cruzada por eliminar el machismo en la música chilena, pero si me preguntan por la música yo digo “esto está acá y está acá”. Y estos personajes son casi que voceros del otro espectro del asunto, pero no creo que se trate de un problema de ellos dos. La idea de Álvaro Henríquez de matar a todas sus pololas en sus videos no es algo original, lo han hecho músicos mexicanos, gringos y de todos lados.

Parece difícil, incluso para quienes se definen antimachistas, escapar del machismo.

Ahora, pasa una cosa interesante: estas polémicas se dan por una cosa clave que yo intenté incorporar en mi disco justamente para no ser discursivo, y es el hecho que nadie se considera a sí mismo machista. Nadie se reconoce así. O sea, Cristóbal Briceño en su canción…

Canción que te respondió a ti textual, porque tú lo llamaste ignorante en La Tercera y a los pocos días respondió con una canción titulada, justamente, ‘Ignorante’. Fue una respuesta directa a tu texto.

Jajajá bueno, esa es una interpretación tuya.

Y eso que tú has trabajado con Briceño.

Bueno, pero está bien, ¿o no? Hay peleas que valen la pena. O sea, me da risa el aspecto SQP de todo esto, pero yo no voy a retroceder en una pelea en donde creo que la historia está de mi lado, porque para allá vamos. Y Cristóbal, con quien efectivamente hemos trabajado juntos, la verdad es que es súper simpático y súper chistoso y muy inteligente. De hecho, Cristóbal es tremendamente inteligente, pero él piensa que está abogando por una visión naturalista de lo que significa ser hombre y mujer. Entonces es un proceso complejo desmantelar esas tramas de creencias que están tan inconscientes que la gente piensa que es la naturaleza. Es una cosa muy compleja y muy a largo plazo.

En el single ‘Siempre es viernes en mi corazón’ está la impactante imagen de Jaime Guzmán quemándose en el video. ¿Qué te llevó a tal osadía?

Nuevamente, las palabras o el discurso atacan sólo en cierto nivel. Después de eso hay que buscar otras maneras, que funcionen en otros niveles -visuales, emocionales, viscerales, ceremoniales- de transmitir ideas. Creo que ese acto -para no ponerme en plan latero Jodorowsky- es una cosa que como sociedad no hemos hecho. Por eso es fuerte verlo, porque nosotros no hemos matado en absoluto lo que hizo ese señor. Al contrario, lo vivimos todos los días. Estamos obedeciendo sus leyes, todos los días, todos nosotros. Creo que la fuerza de esa imagen nace de eso, no del hecho de quemar un pedazo de papel, que no significa nada -y de hecho fue bastante gracioso, por lo demás-. La fuerza de esa imagen tiene que ver con lo que inconscientemente nosotros entendemos con eso.

Pop terrenal

“Chile, nuevo paraíso del pop” fue el titulo del reportaje que el diario El País de España publicó en febrero del 2011 y que causó revuelo en la escena musical chilena. En el artículo -citado hasta el cansancio durante estos 5 años- se posiciona a nuestro país como una potencia del indie pop mundial, de la mano de exponentes como Gepe, Javiera Mena o Dënver que traspasaban fronteras y captaban la atención de toda Hispanoamérica. Alex también ha sido sindicado como parte de este “nuevo pop chileno”, un movimiento que ha sido criticado por ser nihilista, asociado a la onda hipster y poco conectado con la realidad del país. Un pop con mucho de paraíso y muy poco de terrenal.

¿Recoges la crítica que se te hace también a ti que, por más que intentes desenmarcarte del nuevo pop chileno, aún tu música está dirigida a cierto público, círculos y estratos sociales?

Es un punto súper interesante, pero no creo que tenga que ver conmigo como persona ni como artista. Creo que tiene que ver con un montón de otras cosas, con acceso a información, con medios de difusión, con cultura masiva, cultura popular y yo creo que eso, por un lado, está cambiando. El público mío es tan diverso y lo sé porque la gente me escribe, voy a cualquier lugar y me encuentro con fans. Y te juro que te digo en cualquier lugar: desde shows que he hecho en La Pintana hasta si estoy paseando en San Bernardo o si estoy en Valdivia, lo que sea. Entonces no veo esta casi caricaturización que se le hace al nuevo pop chileno, y en ese sentido me alineo con ellos, porque creo que no es real. Esa caricaturización era parte de ese fenómeno de odio hipster, el cual igual encuentro tremendamente válido, porque la noción hipster defendía el privilegio y la exclusividad, y eso es justamente lo que se está intentando pelear colectivamente. Pero creo que ni la Javiera (Mena) ni el Daniel (Gepe), aunque fueran intimistas, abogaban por algo que fuera en esa dirección.

¿Defiendes a todo el nuevo pop chileno de esas acusaciones?

Ahora, si por ejemplo, alguien dice -cosa que me ha pasado- “a mí me encanta Alex Anwandter y también Astro”, eso sí yo lo tomo como una crítica súper válida, porque claramente yo no estoy haciendo mi trabajo de diferenciarme con la suficiente claridad como para que esa persona tenga esa diferencia moral en su cabeza. Eso sí es culpa mía, pero en todo caso tampoco lo encuentro que es como “uy, no he llegado al estado perfecto de coherencia político-social en mi arte”, porque creo que eso no existe, nadie lo tiene. Yo estoy simplemente haciendo un camino, el que me interesa. No sé cuánto es lo que he avanzado, pero me conformo con apuntar con claridad a la dirección en la que voy.

En “Amiga” hay reminiscencias a Juan Gabriel y a Miranda!, pero también se deja entrever claramente a Víctor Jara y al sonido orgánico de los ’70. ¿Por qué decidiste hacer convivir estilos musicales tan diversos dentro de la misma obra?

Estéticamente, en cuanto a producción, lo dejé bien libre. No tenía en mente decir “esto tiene que ser electropop” o “esto tiene que ser rock” o lo que sea, porque siento que esa lógica ya es súper antigua. Lo que dejé que unificara el disco fue el mensaje, el contenido. Además, creo el disco funciona como uno escucha música hoy en día, saltando de cualquier cosa a cualquier cosa estilísticamente. O sea, ‘Traición’ es una cosa súper house y ‘¿Qué será de ti mañana?’ es cuasi folclórica. Ya me resultaría obsoletamente purista que a alguien le molestara eso -y si le molesta, bueno, no es mi problema-. A mí me gusta todo lo que está ahí, creo que soy todo eso, entonces me siento muy cómodo. Lo que sí fue súper consciente fue incorporar muchas gentes, músicos y voces para darle esta dimensión más colectiva también en el plano musical, no como que fuera yo solo en mi pieza hablando sobre la sociedad. Sino que, con voces e ideas, sumáramos a otras personas.

Alex Anwandter en vivo: Lanzamiento “Amiga”

  • Teatro Caupolicán (San Diego 850)
  • Sábado 30 de Julio, 21:00 horas
  • Entradas a la venta en Ticketek y Disquería Sonar
  • Galería preventa: $8.000 / Cancha preventa: $12.000
  • Niños hasta 10 años no pagan
Contenido relacionado

Estrategias Oblicuas IV: Este sábado se presentan discursos artístico-culturales para reflexionar sobre el estallido social

Película “Yo Imposible” gana el XII Festival Internacional de Cine LGTBI

Déjanos tus comentarios
La sección de comentarios está abierta a la reflexión y el intercambio de opiniones las cuales no representan precisamente la línea editorial del diario ElDesconcierto.cl.
Te puede interesar

Una derecha sin Chanel

VIDEO| Carabineros reprime a grupo de personas que se manifestaba tocando música

Mas política, menos policía