El fiscal general de Brasil Rodrigo Janot pidió este martes a la Justicia la apertura de 320 investigaciones en el marco del escándalo de corrupción Petrobras.

Entre las pesquisas solicitadas se incluyen 83 nuevas casos contra políticos, entre los que se destacan los ex presidentes Luiz Inácio Lula da Silva y Dilma Rousseff, ambos del PT, además de por lo menos cinco ministros del actual gobierno de Michel Temer.

Se trataría de los actuales ministros Eliseu Padilha (de la Presidencia); Aloysio Nunes (Relaciones Exteriores); Wellington Moreira Franco (Secretaría General de la Presidencia); Gilberto Kassab (Ciencia y Tecnología); y Bruno Araújo (Ciudades).

Entre los senadores destacan Aécio Neves y José Serra, que han sido candidatos a la Presidencia por el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), así como varios de los principales líderes del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), la formación liderada por el mandatario del país.

Además, aparecen nombres como los actuales presidentes del Senado, Eunicio Oliveira, y de la Cámara de Diputados, Rodrigo Maia.

Según el diario O Estado de Sao Paulo, “la mención de los ministros preocupa a Temer”. Sin embargo, hasta el momento el mandatario no ha tomado decisiones respecto a los cargos de Eliseu Padilha y Moreira Franco, sus correligionarios del PMDB.

En las últimas horas, varios medios locales advirtieron de los efectos que para el ejecutivo de Temer puede tener la llamada “Lista de Janot”.

La decisión del fiscal general llega en pleno clima de protestas y en medio de las masivas movilizaciones para rechazar las reformas económicas impulsadas por el gobierno de Temer.