La decisión de la DC de llevar candidata propia el 19 de noviembre y no concurrir a una primaria, que la comprometería a apoyar al elegido, plantea un nuevo escenario político.

Los cambios políticos en Chile y en gran parte del mundo se producen con retraso de años  a los cambios sociales.

En Chile, desde el regreso a la democracia  y durante un largo período la política se enclaustró  en el esquema heredado de la dictadura,  manteniendo como prioritaria  la defensa de las precarias libertades y el sistema binominal  heredados del pinochetismo, sin cambiar sus bases económicas

Mientras tanto la sociedad civil siguió un curso dictado por variables y factores absolutamente autónomos de la política. La población aumentó en un 50%, dos millones de personas jóvenes terminaron la enseñanza media y  en un alto porcentaje concurrieron a las universidades. Se robustecieron sectores medios, con intereses  diferentes al de las clases trabajadoras que predominaron en el Chile del siglo XX. Son ahora propietarios de su vivienda y automóviles, cuyas familias están  endeudadas en el sistema bancario o en otro sistema financiero. Hay casi 2 millones de pensionados en el sistema de AFP, incluidos los con pilar solidario, que ganan menos de $300.000 mensuales.700.000 están pensionados en las antiguas cajas de previsión y lo que reciben o lo que le cuestan al estado ni siquiera es información pública.

En gran parte por eso se desarrolló un repudio generalizado a la llamada clase política, caracterizada por 158 parlamentarios que se pagan grandes dietas y asignaciones. A los que se suman una alta  burocracia estatal que también se asigna ingresos  y  estatus  que las separa de la gente corriente. Incorporarse a la clase política parece ser la manera más fácil y directa de mejorar el estatus social. Una mayoría de la población expresa su repudio absteniéndose de  participar en las elecciones a todo nivel, incluidas las elecciones municipales que son las que más directamente afectan su calidad de vida.

¿Por qué los últimos acontecimientos políticos podrían provocar un cambio en el escenario recién descrito?

Porque se ha creado un espacio para  el surgimiento de una nueva fuerza política ya sea totalmente nueva como el Frente Amplio, o una combinación (alianza) que irrumpa en la política y se aparte del duopolio vigente por casi 30 años.

Las recientes elecciones en Francia han demostrado que en plazos breves de tiempo se crean nuevas fuerzas políticas, que la izquierda dura puede conservar un 20% del electorado, aliada con un disminuido Partido Comunista. En resumen, en Francia cuatro fuerzas políticas han alcanzado o superado levemente el 20% del electorado. Algo parecido sucede en España, donde Podemos, Ciudadanos y socialistas comparten dos tercios del electorado.

¿Podrá darse este fraccionamiento en el nuevo escenario chileno? ¿Cuáles pueden ser los puntos programáticos que provoquen un despertar de la gente que se abstiene de participar electoralmente como forma de protestar contra la politiquería oficial?

Dos grandes temas atraen masivamente a las personas comunes y corrientes:

1.-El movimiento NO+AFP que movilizó cientos de miles de personas  de todas las edades e ingresos. Si bien el Gobierno ha esbozado una mejora al sistema único de pensiones aumentando la cotización actual con un 5% de cargo de los empleadores, su propuesta es tan compleja que ha recibido críticas de  todos los lados. El sistema político rechaza  reconocer que una previsión solidaria debe basarse en un sistema de reparto  equilibrado actuarialmente al que puedan adherir libremente los trabajadores o permanecer en el actual de las AFP con capitalización individual.

2.-El llamado a reducir la jornada de trabajo semanal de las 45 horas actuales a las 40 en dos etapas consecutivas. Si bien esta última propuesta  no ha motivado grandes movilizaciones, es un fenómeno político que merece un mayor análisis: Lo planteó públicamente la actual diputada comunista  y ex dirigente estudiantil Camila Vallejo, y su planteamiento no fue respaldado, por ningún dirigente de la cúpula comunista, ni por ningún otro diputado de la Nueva Mayoría. ¿Significa este silencio que la Sra. Vallejos tiene un estatus especial en el PC que le permite hacer propuestas por la libre sin ser sancionada públicamente? Cualquier respuesta a esta pregunta  significaría un cambio total en la estructura jerarquizada  comunista, en que no hay posiciones  individuales  autorizadas.

Pero también hay que resaltar que ni en la CUT, ni en ninguna agrupación sindical, exista como propuesta programática, una reducción de la jornada laboral. Más llama la atención, cuando existe  una tendencia manifiesta para aumentar la informalidad laboral, los trabajos sin contratos,  y la disminución del empleo formal. No hay ninguna medida programática que afecte más directamente la calidad de la vida de los trabajadores y  de sus familias que  la reducción de la jornada laboral y el aumento del tiempo libre .La primera candidatura  presidencial que la adopte como punto programático , obtendrá un respaldo masivo y en torno a ella se movilizarán miles de personas.

Si bien estos dos puntos programáticos no figuran todavía en ninguna candidatura presidencial hay un punto programático que atraviesa todo el país de norte a sur: la descentralización. Es cierto que el tema ha estado presente en cada Región e incluso en la Región Metropolitana pero lo propuesto o en vías de aprobación es muy débil e inseguro: la elección de Gobernadores regionales con atribuciones restringidas . En realidad lo que más afecta a las Regiones es la toma de decisiones desde Santiago , La Moneda y Hacienda , que impiden la formación de equipos de inversión con autonomía para  elegir qué proyectos ejecutar, sus sistemas operativos y de financiamiento. Traspasar  la toma de decisiones desde la Plaza de la Constitución a cada Plaza de  capital Regional, es el paso primordial que rompa con el centralismo heredado desde la monarquía española.

La gran pregunta es: ¿Quién le pone los cascabeles al gato para despertar a la opinión pública y hacerla participar masivamente? ¿Será el Frente Amplio, que no tiene intereses creados que le impidan proponer soluciones urgentes a los tres grandes temas que afectan a la gente?

¿O será la candidatura presidencial de la DC, con su senadora magallánica a la cabeza, la que decida romper con los esquemas rígidos y proponga un programa sentido por la gente? Esta última alternativa obligaría a la candidatura de Guillier, PR +PS+PC, volver a sus principios izquierdistas y  disputar palmo a palmo, la pasada a la segunda vuelta el 19 de Noviembre.

En todo caso, es a través de un par de propuestas programáticas que lleguen al corazón de la gente, que la inviten a participar electoralmente y que obtengan una buena mayoría parlamentaria, que se podrá redactar y legalizar una Nueva Constitución. Al revés, proponer una nueva Constitución sin movilizar a la gente que sufre por el escenario político y económico actual no parece la ruta más factible.


Ingeniero civil, militante socialista, y adherente de RD