El Partido Comunista detalló que vendió en octubre de 2016 unas 100 propiedades, para ajustarse a la Ley de Partidos Políticos, reformada ese mismo año, acción que le reportó alrededor de 3.500 millones de pesos.

La nueva normativa regula cómo los partidos pueden rentar sus activos, y obliga a que -al menos- dos tercios de sus inmuebles sean destinados a lo relativo a la actividad partidaria. La mayoría de los bienes de esta transacción se habían comprado gracias a la indemnización recibida a raíz de la confiscación que sufrieron durante la dictadura, según informa el diario La Tercera.

El presidente del partido, Guillermo Teillier, explicó que el PC mantenía la sociedad por acciones Inmobiliaria e Inversiones Araucaria S.A. para administrar las propiedades adquiridas y optaron por venderla a Inversiones Progreso SpA.

“Ese paquete accionario lo vendimos en $3.568 millones (…) Lo vendimos a un plazo de 10 años y vamos a ir recibiendo en cuotas (de $600 millones) este dinero durante 10 años. Vamos a recibir el primer pago a fines de este año”, sostuvo el Timonel.

La negociación fue encabezada por un equipo externo a la directiva, nombrado para esta operación resguardando -aseguró el diputado- que no hubiera conflicto de interés con los compradores, que se mantienen en reserva. Teillier explicó que, “No hay ni parientes de legisladores PC ni nada (…) es gente de empresa, pero común y silvestre. Esto no tiene relación con las grandes empresas”.

Los detalles del negocio son parte de una auditoría presentada al Servel, presentada el 2 de mayo, y que todavía no ha sido validada por el Servicio Electoral.