El vocero del Consejo Nacional de Defensa del Patrimonio Pesquero (Condepp), Hernán Machuca, alertó a la opinión pública sobre los últimos anuncios del Gobierno para modificar la Ley de Pesca, entre los que se encuentran cambios a las licencias transables entregadas a la gran industria pesquera, lo que le permitiría al sector lucrar con recursos de todos los chilenos por 20 años más.

“Este es el último regalo que el Gobierno le entrega a las 7 familias, pensar en que la industria podrá seguir lucrando sin pagar lo justo por un recurso escaso, es una burla para todo el país”, sostuvo Machuca.

Para el dirigente, la señal del subsecretario es clara: “Dilatar parece ser la palabra, para que otros se hagan cargo y no quedar mal con la industria; no olvidamos que la Presidenta Bachelet comprometió en su programa y en sus cuentas públicas, cambios a la ley de Pesca, habló de sustentabilidad, de terminar con la pesca de arrastre, de crear una bolsa de trabajo para la pesca artesanal, de establecer las 5 millas a todo el país, nada de eso se ha cumplido”.

El vocero de la Confepp recalcó que Bachelet y el Gobierno saben lo que los pescadores artesanales piden y exigen: “Basta de mesas de trabajo como la creada por Longueira, donde lo único que ocurre es que los mismos de siempre se reparten los recursos de todos los chilenos. Eso no es ético ni le hace bien al país”.

El dirigente recordó que, en las últimas semanas, la presidenta de Asipes, Macarena Cepeda, planteó que cambiar la renovación automática de los permisos de pesca afectará la inversión y el empleo. “Una manera sutil de mostrar el poder que tiene el sector, una amenaza velada para que nadie haga cambios a una ley hecha a su medida”, sentenció Machuca. 

Los pescadores enfatizaron que esperan que la Ley de Pesca sea anulada y lograr un tratamiento sustentable de los recursos pesqueros, con la eliminación progresiva de la pesca de arrastre, entre otras demandas.