El pasado martes 11 de julio, el máximo Tribunal de justicia en Chile decidió no calificar como femicidio frustrado las agresiones de Mauricio Ortega contra Nabila Rifo, a pesar de haberle partido el cráneo, haberle sacado los ojos, abandonado semidesnuda y agónica con temperaturas bajo cero y que los peritos acreditaran que de no haber recibido ayuda oportuna no sobrevive.

Pudiendo marcar un precedente, desde la Corte Suprema se decidió minimizar la violencia extrema que vivió Nabila y, a su vez, enviarles un mensaje que solo colabora a desincentivar la denuncia, a cientos de mujeres que sufren violencia.

La rebaja de condena a Mauricio Ortega es una más de las manifestaciones de violencia institucional contra las mujeres, sentencia a Red Chilena Contra la Violencia hacia la Mujer. “Afirmar que Mauricio Ortega no quería matar a Nabila Rifo, sólo muestra la impunidad y liviandad con que el sistema de justicia y sus operadores enfrentan el grave problema político y social que constituye la violencia que enfrentamos nosotras cotidianamente”, sentencian.

En el país 150 mujeres son atacadas al día. Durante este año 35.524 mujeres han denunciado violencia sólo dentro del contexto intrafamiliar. 39 hombres han asesinado a 39 mujeres sólo por el hecho de ser mujeres, y más del doble – al igual que Nabila- han sobrevivido a los ataques femicidas, pese al trauma, al miedo y la incompetencia institucional.

Al respecto Lorena Astudillo, abogada y vocera de la Red Chilena sostuvo que “la justicia ciega de la Corte Suprema se sumó a la violencia vivida por Nabila y, al mismo tiempo, nos violentó a todas. Es por eso que llamamos a marchar: no nos quedaremos tranquilas mientras las leyes sigan sosteniéndose en prácticas machistas”.

En Santiago, la marcha comenzará a las 19 horas en Plaza Italia y culminará en el Monumento a las Mujeres víctimas de la represión política en metro Los Héroes. En Curicó, el punto de encuentro será la plaza de Curicó y en Concepción, el frontis de los Tribunales de Justicia a la misma hora indicada.