La parlamentaria se presentó ante el Tribunal Constitucional como representante del Partido Comunista y “en mi condición de legisladora”, para manifestar su posición a favor del proyecto de despenalización del aborto en tres causales.

En la instancia, Vallejo resaltó la extensa tramitación legislativa que tuvo la iniciativa en el Congreso –dos años y seis meses– y además apeló a que “la mayoría del pueblo está a favor”.

La parlamentaria además se refirió al requerimiento de inconstitucionalidad presentado por Chile Vamos y declaró que “los límites de este proyecto son los otros derechos humanos”, y que en este caso corresponden a los “derechos de las mujeres, que dicen relación con su integridad física, psíquica y su vida”.

En el caso de Chile, Vallejo subrayó la modificación que sufrió la legislación chilena en esta materia se generó a raíz del “cambio legal solicitado por el Almirante Merino”, quien “trataba de imponer la moral cristiana en la Constitución”.

Ese cambio “ha permitido que cientos de mujeres sean vulneradas por el Estado de Chile”, y destacó que en la causal de violación “la mayoría de las víctimas son niñas, menores de edad que han sufrido abuso principalmente de parte de su entorno”.

De este modo, la diputada señaló que “es absolutamente violento que a una mujer se le diga que un objeto de protección, que un nasciturus tiene más derechos que ella, a su integridad física, psíquica y a su vida”.

Finalmente, apeló nuevamente a que “las normas jurídicas no deben estar sujetas a doctrinas religiosas” y que “esperamos que este TC actúe conforme a derecho, y respete por sobre todo a las mujeres de nuestro país”.