Desde su creación, en 2016, es el presidente del Consejo Consultivo Nacional de Migraciones, la instancia que representa a la sociedad civil en la discusión y el análisi de la situación de la migración en Chile. Sin embargo, y pese a haber sido invitado, Luis Eduardo Thayer no asistió esta mañana a la ceremonia de la firma del Proyecto de Ley de Migraciones en La Moneda.

No quiso ser parte “del show”, dijo en su Twitter. Y no quiso porque dice que el Ejecutivo “ha desconocido” la existencia del Consejo durante toda la formulación del proyecto. “No nos convocaron a la discusión del proyecto en ningún momento, no se nos involucró y no conocemos el proyecto”, dijo a El Desconcierto.

De hecho, las organizaciones sociales criticaron duramente al Gobierno y a la Subsecretaría de Interior, liderada por Mahmud Aleuy, de no tenerlos en cuenta para nada. “Hay un problema de validación de este Consejo dentro de ministerio de Interior”, denuncia Thayer.

“Falta institucionalidad”

Para el representante civil, quien también es académico de la Universidad Central, el principal déficit de este proyecto tiene que ver con la falta de institucionalidad, uno de los mayores intereses del Consejo. El Departamento de Extranjería y Migración sólo tiene competencias para entregar visas, pero no puede generar políticas de integración.

“Se requiere atención intersectorial con un enfoque político más avanzado, no basata solo entregar papeles a los migrantes”, asegura. Por eso, sostiene que este proyecto “es menos ambicioso que el de Piñera, en este punto”. La propuesta del ex presidente proponía la creación de una división de migraciones, que contaba con una institucionalidad mayor que la de un departamento.

Pese a eso, para el Consejo, la fórmula óptima quedó recogida en la primera propuesta del gobierno de Bachelet que finalmente se vetó. En aquella iniciativa se proponía la creación de un Servicio Nacional de Migraciones, ente que hubiera permitido más institucionalidad que cualquiera de los entes anteriores.

“Enfoque en la seguridad”

Otra crítica de Luis Eduardo Thayer tiene que ver con el enfoque que se ha puesto en el proyecto. Para él, crear un registro de migrantes -una de los puntos subrayados por Michelle Bachelet durante la presentación- no es necesario porque el sistema de visas y de otorgamiento de cédulas de identidad ya registra cuántos migrantes hay.

Sobre el  catálogo de causales para la prohibición del ingreso a territorio nacional, otra de las medidas anunciada por la Presidenta, opina que no es pertinente centrarse en la revisión de antecedentes penales. “Hay un error de enfoque”, espeta. Según él, no se requiere una visión centrada en la seguridad porque “las personas vienen a trabajar y, según datos de la Defensoría Penal, son más víctimas que victimarios”.

El gobierno responde así al contexto elctoral y a la demanda de la derecha de instalar un mayor control de la migración, cuando la realidad que viven los migrantes requiere otro tipo de enfoque”, concluye el presidente del Consejo Consultivo.

Thayer no quiere pronunciarse más hasta que no lea el proyecto y pueda hacerse una opinión bien fundada de su contenido. Pero para eso tendrá que esperar. Durante la mañana de hoy nadie entregó ningún documento del proyecto a los asistentes en La Moneda. Ni activistas, ni organizaciones disponen, aún, del texto que entrará al Congreso en los próximos días. Las sospechas se dispararon: “¿Será que no lo tienen listo?”, pregunta.