Fue parte de su itinerario de actividades en Copiapó. El abanderado presidencial de Chile Vamos, Sebastián Piñera, tuvo tiempo para reunirse con los 33 mineros que fueron rescatados durante su mandato, bailar zumba con las vecinas de la ciudad y dar un paseo por el desierto florido, que por estos días ofrece un espectáculo natural que atrae a turistas de todo el mundo.

El candidato y empresario llegó hasta el lugar para tomar unas fotografías junto a los candidatos al Senado, la Cámara de Diputados y Consejo Regional, pasando por encima de la inédita fauna, pese a que las autoridades han advertido a los visitantes que se mantengan caminando estrictamente por los caminos, con el objetivo de no dañar las especies.

En redes sociales, los usuarios no quedaron indiferentes a las f0tografías compartidas por el equipo de Piñera y la prensa, cuestionando el cuidado del grupo ante las indicaciones otorgadas a los visitantes. Las plantas y flores que adoran los paisajes del desierto son endémicas, lo que quiere decir que solo crecen en esa zona. Para asegurar futuras floraciones, es necesario que terminen su proceso marchitándose para volver a la tierra, en calidad de semillas.

Mira algunos de los comentarios en Twitter: