El breve extracto de un video que muestra el acto de celebración de fiestas patrias en el Colegio San Ignacio de Alonso de Ovalle, donde diversos cursos representantando canciones de Violeta Parra en homenaje al centenario de su natalicio, despertó polémica en la comunidad escolar y en las redes sociales.

Según relató a través de una carta la periodista Alejandra Matus, apoderada del establecimiento, uno de los terceros básicos decidió interpretar la canción “Arauco tiene una pena”. Entre los alumnos se encontraba su hijo: “Los padres estuvimos enterados de la temática y de la coreografía que se realizaría. Seguramente que no todos pensamos igual sobre el conflicto mapuche, ni sobre la forma en que el Estado chileno podría resolverlo, pero a ninguno de nosotros se nos ocurrió ver detrás de la propuesta un intento por manipular las mentes de nuestros hijos”, señaló.

Acompañados de la emblemática composición de Violeta Parra- que narra la violencia recibida por el pueblo originario, primero en manos de los españoles y, posteriormente, de los propios chilenos- los niños se dividieron en grupos que caracterizaron a los mapuche, españoles y carabineros. En el registro de acotada duración que circula en redes sociales -21 segundos, en contraste con los casi 3 minutos de duración total- aparecen recreando los enfrentamientos.

Tras publicaciones de El Mercurio sobre el hecho, algunos cuestionaron el mensaje que este tipo de actos puede transmitir a los niños acerca del conflicto. Esta visión es cuestionada por Matus, quien asegura que en el colegio se acepta y promueve la diversidad de toda índole.

“Fue una ocasión para que se acercaran a una parte de nuestra historia, para que se hicieran preguntas sobre nuestras raíces y para conversar el tema en familia. A nadie se le pasó por la cabeza enviar una pauta a los apoderados sobre lo que había que decirles, ni cómo debían interpretar el problema, pues hemos escogido el Colegio San Ignacio para educarlos, entre otras razones, porque allí se respeta, se acepta y se promueve la diversidad social, étnica, política y aun religiosa de las familias”, argumentó.

En tanto, el propio recinto de la comuna de Santiago entregó sus explicaciones a través de un comunicado“Las imágenes que han circulado en redes sociales corresponden a una pequeña parte de un acto de la Semana de la Cultura en homenaje al Centenario de Violeta Parra. La representación recrea y actualiza parte de la problemática mapuche a través de la canción “Arauco tiene una pena”. En el homenaje participaron alumnos de todos los cursos y, al finalizar, entregan un mensaje de reconciliación, paz y diálogo, valores que el colegio promueve en la formación de sus estudiantes”.

Por su parte, la periodista Alejandra Matus señaló que “llama la atención que en los juicios proferidos supuestamente en defensa de nuestros hijos, no se vacile en difundir sus imágenes en redes sociales y aun en las páginas del matutino (pues pixelar sus rostros no parece suficiente para protegerlos del enjuiciamiento público), exhibiendo lo que para nosotros fue un momento de celebración y respeto como si se tratara de un campamento para entrenar terroristas”.