El fiscal regional de O’Higgins, Emiliano Arias, quien asumió el caso a mediados de septiembre, señaló que no habrán condenados a penas con presidio efectivo por el caso Caval.

El persecutor, prepara la acusación tras el cierre de la principal arista, la compra de predios en Machalí. En relación a Natalia Compagnon, una de las principales imputadas, señaló que “podría tener un cumplimiento con una medida alternativa”.

El fiscal explicó que la pena probable por el delito imputado reiterado es de tres años y un día, y “corresponde una pena sustitutiva que restringe la libertad del condenado a una serie de condiciones, mas no lo priva complemente de su libertad”.

Sin embargo, el fiscal aclaró que no es que se cumpla la pena en libertad. “Las penas que no son privativas de libertad sujetan a estas personas a períodos de observación, lo cual no es menor. No significa que una pena que no sea la de presidio, que es la que afecta mayormente, porque te priva de libertad, no tenga efecto”, afirmó Arias a La Tercera.

Además de esto, El fiscal descartó que hayan existido presiones por este caso más allá de “las típicas en este tipo de casos, tales como la presentación de reclamos, solicitud de cambio de fiscal e incluso mi remoción. Esas son algunas de las presiones que usan algunas defensas, que pueden ser reprochables, pero que se ven y siguen su curso”.