Este miércoles, el economista jefe del Banco Mundial, Paul Romer, presentó su renuncia a su cargo, que se hizo efectiva de forma inmediata, confirmó el presidente del organismo, Jim Yong Kim.

Si bien en el comunicado en el que se dio a conocer la información no se detallaron las razones, la salida se da luego de la polémica que se desató cuando Romer afirmó que el organismo había perjudicado a Chile por “aparentes motivaciones políticas” en la medición del ranking Doing Business –sobre facilitad para hacer negocios– durante los gobiernos de Michelle Bachelet.

En su blog personal Romer además publicó las cifras que señalaban las posiciones en las que habría estado Chile de no haberse alterado la medición. En contraste, el Banco Mundial negó las acusaciones, y posteriormente el economista echó paso atrás, diciendo que “no fue lo que quise decir o pensé que dije”.

Romer alcanzó a estar en el cargo alrededor de 15 meses, y Jim Yong Kim señaló sobre él que “es un economista consumado y un individuo perspicaz, y hemos tenido muchas buenas discusiones sobre cuestiones geopolíticas, urbanización y el futuro trabajo. Aprecié la franqueza y la honestidad de Paul y sé que lamenta las circunstancias de su partida”.

Yong Kim agregó que el banco lanzará un proceso para reclutar a un nuevo economista jefe, mientras que Romer volverá a su puesto como profesor de la Universidad de Nueva York.