El polémico acuerdo entre la Corfo y SQM ha despertado movilizaciones en varios puntos del país. Durante la tarde de ayer las manifestaciones corrieron por parte de 18 comunidades integrantes del Consejo de Pueblos Atacameños, quienes cortaron por más de tres horas la ruta internacional que une Calama con San Pedro de Atacama.

El trato que aumenta la cuota de extracción de litio desde el salar de Atacama causó la indignación de los pobladores que exigen la protección de su tierra y el agua, elementos vitales la conservación y el desarrollo de sus culturas en la zona.

Cerca de las tres de la tarde más de 200 pobladores marcharon hasta el ingreso al Valle de Marte y ahí bloquearon la ruta impidiendo el tránsito y obligando a los turistas que viajaban en buses a caminar.

En la misma instancia, los presidentes de las comunidades de Peine y Larache anunciaron que comenzarían una huelga de hambre hasta que las autoridades rechacen el acuerdo entre la Corporación y la empresa.

Durante la manifestación, la presidenta del Consejo de Pueblos Atacameños, Ana Ramos, declaró que “este es nuestro territorio, porque la cuenca del salar de Atacama está dentro de las demandas territoriales que el Gobierno se comprometió a solucionar hace muchos años, cuando se promulgó la Ley indígena”, según consignó El Mercurio de Antofagasta.

“No estamos de acuerdo que ellos (Corfo) hayan llegado a un convenio sabiendo de todas las malas prácticas que ha tenido SQM como empresa (…) Además hay un daño ambiental muy grave, están secando la cuenca del salar de Atacama”, agregó Ramos.

De la misma manera, la dirigenta enfatizó en que no hubo consulta indígena donde se preguntara la posición de las comunidades frente al acuerdo. Asimismo, acusa que el Comité de Minería no Metálica firmó a favor del acuerdo sin haberles presentado el estudio hidrogeológico sobre el estado de salud del salar como les había sido prometido.