La empresa china Qisheng Resources Limited (QRL) se querelló en contra del empresario Leonardo Farkas, por una presunta estafa y delito de contrato simulado.

El cuarto juzgado de Garantía de Santiago acogió la querella de la firma oriental. La investigación penal quedó a cargo del fiscal de la Unidad de Delitos Económicos de la Zona Oriente, Roberto Contreras, quien ofició a la Brigada de Delitos Económicos (Bridec) de la PDI para que cite a declarar, en calidad de imputado, a Farkas, según consigna La Tercera.

Todo esto se remonta a mayo de 2010, momento en que QRL empezó un arbitraje ante la Cámara de Comercio Internacional, en La Haya, Holanda, por un supuesto incumplimiento de contrato de la Minera Santa Fe (MSF) en la venta de hierro. Según la empresa china, la firma de Farkas terminó el contrato de forma unilateral.

La querella establece que, en octubre de 2012, la Cámara de Comercio Internacional comunicó a las partes que el 28 de febrero de 2013 sería la fecha tope en la que se fallaría el caso. Fue en ese momento donde la empresa de Farkas vació su patrimonio, para adelantarse a la sentencia en la que se ordenaría a la minera del chileno a indemnizar a QRL por terminar el contrato de manera unilateral. Finalmente, el 15 de febrero de aquel año la empresa del chileno fue condenada a pagar US$46 millones.

A pesar de que MSF apeló en dos instancias a la resolución. El tribunal holandés ratificó la sentencia el 13 de octubre de 2017.

Según indica la querella, el 1 de febrero de 2013 Farkas, supuestamente, dividió su empresa en dos compañías, “subsistiendo MSF y creándose una nueva sociedad, a saber, ‘Compañía Minera Santa Fe’ (…) y de ese modo vaciar en gran medida el patrimonio de MSF e imposibilitar que nuestra representada tuviese un patrimonio en cual hacer efectivo el crédito que podía surgir a su favor y en contra de la sociedad ‘vaciada’ como consecuencia del fallo arbitral próximo a dictarse”.

“Mientras los abogados no se interioricen de sus detalles, no habrá comentarios; más aún cuando creemos que los temas judiciales deben ser tratados en la sede judicial y no por la prensa; salvo que solo se busque tener exposición pública”, afirmó el periodista del empresario Rodrigo Mundaca ante las consultas por la querella.