Un cazador ilegal de grandes felinos terminó encontrando su muerte en manos de una manda de leones, al interior de una reserva privada en Sudáfrica.

Según testigos, el hombre fue escuchado implorando ayuda, tras ser atacado en la Reserva Natural Privada de Ingwelala en Hoedspruit, en las afueras de Phalaborwa. Se trata del centro más famoso de los 400 parques y reservas naturales del país.

La cabeza y los restos de la víctima fueron encontrados cerca del famoso parque nacional de Kruger: “Al parecer estaba cazando ilegalmente cuando fue atacado por un grupo de leones que lo devoró. Dejaron solo la cabeza y algunos trozos de carne“, contó el policía Moatshe Ngoepe.

Aunque inicialmente se pensó que el sujeto trabajaba en la reserva, cerca del cadáver fue encontrado un fusil de caza, con el que pensaba que buscaba dar muerte a los animales de forma ilícita. Sin embargo, los felinos no tardaron en terminar con su vida y devorar su cuerpo.

“Se escuchó un grito y los leones se dispersaron por el sonido de los disparos, pero ya era demasiado tarde para hacer algo por él”, explicó un trabajador del sector, quien recalcó que el área es territorio de leones, según consignó Daily Mail.

Durante 2017, fueron encontrados en varias reservas naturales los cadáveres de un centenar de leones decapitados y mutilados de sus miembros, que son utilizados en la medicina tradicional. Además de los felinos, los rinocerontes se han convertido en las principales víctimas de la caza ilegal, dado que sus cuernos son muy codiciados en Asia.

De hecho, más de un millar de rinocerontes fueron cazados ilegalmente durante el año pasado, de acuerdo a estadísticas de las autoridades de Sudáfrica.