El presidente electo Sebastián Piñera adelantó que incluirá reformas urgentes al sistema de inteligencia, a las policías y a la Ley Antiterrorista durante su segundo mandato.

Esto, luego del fracaso de la “Operación Huracán”, que contempló la detención y posterior sobreseimiento de ocho comuneros mapuche, a los que se buscaba responsabilizar de la quema de 58 camiones en la zona sur del país.

Piñera fue uno de los primeros críticos de la supuesta pugna entre Carabineros y la Fiscalía, asegurando que “debilita la capacidad del Estado para combatir la delincuencia”. 

En este escenario, el presidente electo se comprometió a “reformular completamente el Sistema Nacional de Inteligencia. La inteligencia sirve para anticiparse, para prevenir los delitos, y cuando llega tarde, no está cumpliendo con su labor. Adicionalmente, vamos a modernizar y potenciar la Ley Antiterrorista, incorporando figuras como los informantes, los agentes encubiertos”, sostuvo.

Sin entregar más detalles sobre cómo administrará el conjunto de reformas, Piñera adelantó que “en los primeros meses de nuestro gobierno tenemos grandes reformas que hacer, nuestro gobierno no viene con una retroexcavadora, pero tampoco viene a amarrarse con el statu quo”.

Por último, el presidente electo cuestionó la controversia entre el Ministerio Público y Carabineros ante las responsabilidades por la eventual implantación de pruebas falsas durante la investigación.

“Es una situación extraordinariamente grave. Estas dos instituciones son claves para la lucha contra la delincuencia y el terrorismo. Y esto debilita la capacidad del Estado de combatirlos. Es fundamental no dejar en la indefensión a las víctimas, y mucho menos en la impunidad a los delincuentes”, recalcó.