Impresentable. Así es la denuncia que realizó una joven que relata cómo carabineros y guardias de Metro de Santiago confundieron una inyección de insulina con la que se trata su diabetes con una droga y la detuvieron y golpearon.

Maureen Goldzveig tuvo que enfrentar una desagradable y vejatoria situación que reveló una gran ignorancia por parte de un par de oficiales de Carabineros. Según contó en un post compartido a través de su cuenta de Facebook,  se encontraba en la estación Tobalaba cuando “me sentía algo mal ya que estaba con el azúcar de mi sangre algo elevado (Hiperglicemia), cuyos síntomas por lo menos a mi me dan con fuertes mareos y mucha sed”.

Es por eso que decidió sentarse e inyectarse insulina que andaba trayendo. “Luego de inyectarme unas señoras que estaban a mi lado mirando lo que yo hacia, se fueron … y a los 3 minutos vuelven con 2 SEÑORES CARABINEROS Y 1 GUARDIA DEL METRO SANTIAGO (bajaron corriendo por las escaleras) para luego preguntarme (escribiré con la misma falta verbal que el señor carabinero me lo dijo) -‘¿Que te estay inyectandote?’ …Y luego susurrándole a su compañero ‘sí llévatela, es drogadicta'”.

Y sigue relatando que la tomaron de las manos y la pusieron contra la pared, “dejándome sin movilidad, y casi sin poder respirar. Me puse tan nerviosa y me dio tanto miedo que vomité. Yo no entendía nada la verdad , yo solo pensaba que hice de malo en todo este rato”.

“Solo soy diabética, me estaba inyectando insulina”, gritaba la joven justo cuando “dos chicas que estaban viendo todo mas de cerca me intentaron ayudar y le decian al carabinero que me dejara respirar”.

“Toda la gente me miraba como un bicho raro y con desprecio como si de verdad fuera drogadicta” -continúa el relato- “me soltaron al fin, y rompieron mi lápiz de insulina solo para ‘verificar’ que de verdad era insulina y la verdad, chicos, no saben la impotencia que siento ante los procedimientos policiales en Chile que cada vez son peores”.

Y la joven finaliza señalando que “sigo sin entender cómo algo tan pequeño como una aguja puede hacer que los señores carabineros de Chile tengan un comportamiento tan de simios”.

Puedes leer el relato completo a continuación