El receso en televisión de la actriz Katherine Salosny duró apenas dos meses. Su salida del matinal Mucho Gusto (Mega) fue repentina y sentida por sus seguidores, pero ella no perdió el tiempo y ahora ya se prepara para un nuevo desafío: asumirá como la conductora de “No culpes a la noche”, el nuevo late show que TVN estrenará el próximo 14 de mayo a las 23:30.

El espacio se transmitirá de lunes a viernes, y según cuenta Salosny, será “lo más apegado a lo original que significan los lates: algo moderno, actual, conectado con las redes, con multiplicidad de plataformas, con contenido, con opinión, con contingencia, con juegos, con la actriz que soy también porque hay hartas sorpresas”.

Esto último porque el programa tendrá entre sus panelistas a los comediantes Jenny Cavallo e Ignacio Socías (Frente Fracasados), una sección protagonizada por las diputadas Pamela Jiles (PH) y Ximena Ossandón (RN), un espacio con el científico Gabriel León, y contará con un invitado cada noche.

Salosny explica que la idea es apostar a “estar en la diversidad de nuestra sociedad hoy” y volverse más cercanos a la audiencia, y a partir de eso es que cada reunión de pauta se transmitirá en el fan page del programa. También a través de esa misma vía, este miércoles en la noche se exhibió un adelanto con la marcha blanca del programa, que se transmitió a través de su página de Facebook y que tuvo como invitado al escritor Jorge Baradit.

– ¿Cómo te sientes frente a esta nueva incursión?
– Después de que yo salí de “Mucho Gusto” no tuve solamente este ofrecimiento sino que hubo cosas atractivas, interesantes. Me sorprendió, porque siempre las mujeres que trabajamos en televisión, de alguna manera, yo siempre he sentido que hay una fecha de término. Por ser mujer, con el tiempo se pone más difícil para nosotras, si te sale una arruga más o no sé, si no te operas o no te pones pechugas de repente te puede pasar la cuenta. Entonces después de 35 años que me llamen para hacer lo que siempre quise hacer, es el sueño del pibe. Soy mujer, tengo 54 años, 35 años de carrera, y TVN apostó por mí una vez más, yo tengo once años de carrera en este canal y es una marca que yo la llevo a fuego siempre, estando fuera de los medios incluso también. Quiero a TVN y estoy muy feliz con este proyecto.

– Hay un gran cambio en pasar desde un matinal a un espacio en la noche, ¿cómo va a ser tu perfil? 

– Claro, este es un programa con hartos sarcasmos y mucha ironía y el invitado va a tener que entrar en este juego, no va a ser un “hola, ¿cómo estás, cómo te ha ido?” y que el programa se vaya armando según la cuña que nos vaya dando. Nosotros no queremos cuñas, queremos que esa persona se someta a esta experiencia, porque este late va a ser una experiencia entretenida, atractiva y la gente lo va a pasar bien.

– Sobre lo que me comentabas, de lo duro que es para las mujeres de televisión el paso del tiempo, ¿cómo lo sientes tú? 
– Yo creo que todas coincidimos de que siempre hay una sensación de fecha de término, de que el paso del tiempo te juega en contra, que si no te operas las pechugas o la cara, hasta aquí no más llegamos. Cosa que no tiene que ver conmigo, entonces cuando se apuesta por ti, por tu experiencia, porque hay una valoración histórica, por tu talento, por quién eres y cómo estás instalada después de 35 años, fuera de lo conservador, no soy casada, no tengo hijos, en fin, tantas cosas que podrían no ser en una sociedad que también tiene un sector tan conservador… no quiero que suene pretencioso, pero uno abre puertas también, y si yo puedo ser un aporte desde ahí, gracias a que me dieron la oportunidad, es fantástico.

– Hablando de lo hostil del panorama para mujeres en medios, ¿cómo ves el escenario a propósito de Herval Abreu? ¿Crees que esto va a dar pie para nuevas denuncias?

– Espero que sí. Más allá de Abreu, este es un tema que existe en la sociedad toda, en el mundo entero, en tantos nichos, y al interior de las casas por cierto. Entonces yo puse un tweet donde opiné, porque hay gente que dice “ay pero si yo nunca lo vi en nada raro”. Perdón, el abuso no se muestra, el abuso es hermético, es perverso, es silencioso, hay mucha ignorancia respecto al tema. Yo tengo mucha cercanía porque trabajo en la Fundación para la Confianza, entonces acá hay que educar para que la gente no se espante tanto y no diga “qué está pasando”. Esto ha sucedido siempre. Y para que muchas mujeres y niños y hombres se atrevan a denunciar y hacer algo con esto.